Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Jazz clásico - por Enrique Bert

San Sebastián - 22/08/2022

George Gershwin es la máxima expresión histórica de fusión entre el jazz y la música clásica occidental y las dos obras, bien distintas entre ellas, que mejor resumen tal encuentro son las que han protagonizado este concierto de la Euskadiko Orkestra en la Quincena Musical donostiarra: Rhapsody in Blue y Porgy and Bess.

La segunda podría considerarse la versión negra, pobre y jazzística de Tristan und Isolde: un amor imposible, en este caso por las circunstancias personales, sociales y económicas de los dos protagonistas. Una obra difícil de ver por estos lares pero que es una auténtica maravilla, una de las expresiones más personales de la ópera del siglo XX.

En este concierto se abordó un resumen que reunió poco más de un tercio de la obra con dos voces: la de la soprano Indira Mahajan, de voz hermosa pero pequeña y que en ocasiones se vio sepultada por el orgánico orquestal aunque pudo, eso sí, enseñar un estilo muy adecuado y un agudo resuelto; y la de Eric Greene, que comenzó algo tibio para terminar empatando al menos al grupo orquestal; enseñó un agudo solvente y un desparpajo actoral que provocó la conexión rápida entre cantante y público.

La Coral Andra Mari tenía un reto enorme cual era transmitir no solo su capacidad de dar todas las notas sino adentrarse en el alma de una ópera poco convencional: la jerga de Catfish Row, entender y asumir el ritmo singular del jazz,… y todo ello se consiguió con notable alto.

Los dos solistas de la entidad, Ana Sagastizabal y Jesús García Aréjula, que asumieron pequeños papeles nos dejaron perplejos por su resolución, especialmente la soprano.

Wayne Marshall, desde un piano vertical, dirigió el resumen operístico y apostó por la brillantez y el poderío musical más que por el refinamiento aunque su labor solo puede considerarse brillante.

La primera parte del concierto se dedicó a la Rhapsody in Blue y así pudimos conocer a través de la inspiración del pianista director una versión muy distinta a la que a través de la discografía hemos podido escuchar durante décadas: Marshall intercaló varias improvisaciones entre las distintas secciones de la obra desde su piano hasta el punto de poder escribir que descubrimos otra forma de entender y apreciar la obra, lo que en primera instancia pudo dejar fuera de juego a más de un oyente.

El público casi llenaba el recinto –se nota cierto retraimiento en el público para terminar de completar el aforo del Kursaal- y tuvo un comportamiento peculiar: la primera media hora de la selección operística se escuchó en pleno silencio (ni Marshall ni Mahajan entendieron la falta de respuesta del público tras el Summertime) para, de repente, entrar en el juego de los intérpretes y pasar a aplaudir todas y cada una de las partes ofrecidas.

El éxito popular del concierto fue innegable. Por cierto, de una pobreza extrema la hoja informativa del concierto.

Enrique Bert

 

Quincena Musical

Auditorio Kursaal, de Donostia

Indira Mahajan (soprano) y Eric Greene (barítono)

Coro Andra Mari

Euskadiko Orkestra

Obras de G. Gershwin

Dirección musical: Wayne Marshall

684
Anterior Crítica / Bárbara bávara - por Darío Fernández Ruiz
Siguiente Crítica / Altinoglu y la Suite de Weinberg, todo un descubrimiento - por Darío Fernández Ruiz