Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Intensidad e interés - por Luis Mazorra Incera

Madrid - 11/06/2022

Un interesante y perfectamente dispuesto e interpretado concierto albergó el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía en su sala 400 y programación "contemporánea" Series 20/21 del Centro Nacional de Difusión Musical, protagonizado por un intenso Ensemble Sonido extremo (cuyos miembros se citan bajo estas líneas), los solistas vocales Xavier Sabata, contratenor, e Isabella Gaudí, soprano, todos dirigidos puntualmente por Jordi Francés.

Un concierto interesante e intenso, como he dicho, que incluyó, en una duración estrictamente horaria sin descanso, cuatro piezas (con sus particulares subdivisiones internas) de convincente factura en su disposición y ambiciones.

Desde la más breve página inicial de Helena Cánovas Parés: Batega tot i tot està aturat, que se presentara de inicio y definió, así, muchas de las cualidades de este sólido conjunto al estreno de toda una escena de ópera.

Interpretación ajustada y conforme pero también con sentido e inteligente sensibilidad en todo el concierto y desde este primer momento, a modo, digamos que, de preludio instrumental.

Comenzando ya con los encargos, el del propio CNDM, de José Río-Pareja: Tão longe de mim. Cuatro canciones sobre poemas de Fernando Pessoa.

Una obra que lució al contratenor Xavier Sabata envuelto en un vistoso concepto de orquestación, en la medida que el grupo de cámara lo permite, participando del propio timbre vocal del contratenor.

De Inés Badalo (1989) escuchamos el estreno de la tarde: La línea difusa, tras canciones populares de España y Portugal. Obra encargo del CNDM para soprano y conjunto instrumental, con Isabella Gaudí de solista. Obra que se sumergió en las posibilidades dramáticas de contraste e imitación que ofrece el lenguaje musical de esta guisa. Ajuste, entrega y resolución del elenco desde el lógico protagonismo en todas sus vertientes de expresión y tesituras, de la solista citada.

Una obra ciertamente dramática como dije, que convergió en otro estreno dramático-musical que completaba así las dos obras anteriores juntando a ambos solistas vocales, el de Río-Pareja y Juan Mayorga: la escena final y postludio de la ópera La paz perpetua.

Un brillante final, también con el ribete y exclusivo privilegio del estreno, en línea con este intenso e interesante concierto.

Luis Mazorra Incera

 

Xavier Sabata, contratenor; y Isabella Gaudí, soprano. Ensemble Sonido extremo: Elsa Sánchez Sánchez, violín; Iván Siso Calvo, violonchelo; Carlos Pacheco, viola; Jesús Gómez Camazón, traverso;  Alfonso Pineda González clarinete; Javier González Pereira, saxofón; Sarai Aguilera Cortés, percusión; Beatriz González Díez, piano; Inês Cavalheiro, arpa.

Jordi Francés, director.

Obras de Badalo, Cánovas, Mayorga y Río-Pareja.

Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

Series 20/21 del Centro Nacional de Difusión Musical.

 

Foto © Elvira Megias

269
Anterior Crítica / Los dialectos de la redención - por Abelardo Martín Ruiz
Siguiente Crítica / Rafal Blechacz y no solamente Chopin - por Juan Berberana