Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - Hopkinson Smith, el laúd del maestro

Madrid - 03/03/2020

“El laudista que llega a los ochenta años, cincuenta los ha dedicado a afinar el instrumento”. Con este chascarrillo del siglo XVIII, justificaba Hopkinson Smith su obsesión por ajustar el  cordaje del suyo en cada una de las obras elegidas para el concierto con que, el sábado, inauguraba un nuevo ciclo en la Fundación March de Madrid, el “maestro de maestros, y máximo intérprete de las músicas para laúd de la antigua Europa Mediterránea”, tal y como lo avalaba un premio que se le otorgó en la Región italiana de Puglia.

De ahí que no dudase, tras el impulso inicial, en detener, para recomenzar da capo tras ajustar la tensión del cordaje, Mr. Dowlands’s Midnight, una de las piezas de John Dowland, compositor que, junto a sus maestros  y fuentes de inspiración -Anthony Holborne y John Johnson-, justificaban el contenido del programa centrado en los Orígenes Ingleses del laúd.

Tan certero en la aproximación estilística como exigente en el resultado, el músico neoyorkino que completó su formación en Harvard junto a Emilio Pujol en Barcelona y Eugen Dombois en Suiza, para luego transmitir sus enseñanzas sobre los instrumentos de cuerda pulsada en la Schola Cantorum Basiliensis, ofreció un recital de culto. Didáctico en sus explicaciones a los asistentes -en perfecto castellano- de cada una de las obras y los compositores elegidos, dejó constancia de la delicadeza del instrumento, potenciando con maestría su delicado sonido hasta hacer olvidar la magia técnica de las grabaciones.  

Hopkinson Smith hizo hincapié, además de en la deuda a sus maestros, en la faceta nómada del Dowland inspirador de músicos. Mayores, incluso, que él. Como Gregorio Huwet, con quien trabó amistad en el año que residió en Alemania. De Huwet se pudo escuchar una Fantasía, con ecos de laudistas como Narváez. A las ovaciones de la sala al completo, más una docena larga de espectadores que hubo que acomodar tras el concertista, sobre el escenario, “Hopky” correspondió con una intimista Mignarda de Dowland, que invitaba al ensueño.

La propuesta, con el título genérico “De Dowland a Weiss: el esplendor del laúd”, se completará con dos conciertos (Joachim Held, 7 marzo y Xavier Díaz-Latorre 14 marzo) centrados en el laúd, instrumento capital en las fiestas cortesanas del Renacimiento y el Barroco.

Juan Antonio Llorente

Ciclo “De Dowland a Weiss: el esplendor del laúd”
Hopkinson Smith, laúd.
Fundación March, Madrid.

298
Anterior Crítica - Trompeta indiscutible
Siguiente Crítica - Emotividad (OCNE)

Selector de temas