Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Granados rescatando a Domenico Scarlatti - por Luis Suárez

Tarragona - 03/12/2023

Diana Baker, en el piano, y Dani Espasa en el clave, protagonizaron el resurgimiento y el interés en Domenico Scarlatti, que antes de la Gran Guerra (1ª Guerra Mundial – 1914/18) tuvo lugar principalmente en París durante las últimas décadas del siglo XIX. Enrique Granados, fue el encargado de transcribir de forma excelente, 26 Sonatas para clave de Domenico Scarlatti publicada en Barcelona en 1905. Granados, comprometido y activo con el resurgimiento de la cultura y actividad musical en Cataluña, estaba en contacto con los artistas modernistas más relevantes y también con el gran pianista francés Édouard Risler.

Ambos inauguraron el Teatro Principal de Barcelona con un concierto a 4 manos. Risler se hace con el manuscrito inédito que Granados transcribió de forma brillante y virtuosa de las Veintiséis Sonatas para clave de Scarlatti. Esta herencia pasó a manos del nieto de Edouard Risler, Sebastian Risler.

La amistad entre dos grandes pianistas, Sebastian Risler y Diana Baker hace que esta obra llegue a manos de Diana. El descubrimiento de esta joya pianística le ha empujado a iniciar un proyecto de presentación y divulgación de esta obra de la forma más pura posible. Granados abordó la tarea de presentar obras prácticamente desconocidas al público contemporáneo. Sus arreglos, con modificaciones ocasionales de armonía, transponen estas sonatas del siglo XVIII al lenguaje del piano moderno. Se presentaron aquí por primera vez, como una colección completa en disco, en el sello NAXOS, formando parte de la Integral de su obra para piano, en el Volumen nº9, en doble disco, por Douglas Riva.

De forma original, Espasa y Baker nos presentan las Sonatas (de la primera a la novena) de forma original y transcrita, de manera que el asistente pueda darse cuenta, de manera inmediata, de los cambios de sonoridad en ambos instrumentos. Todas las transcripciones proporcionan realizaciones escritas de los adornos de Scarlatti en lugar de dejarlas a la imaginación del intérprete. Los originales casi carecen de indicaciones expresivas. Granados, sin embargo, proporciona numerosas indicaciones en sus transcripciones, tales como: Con sentimento un poco appassionatamente e suplicante, molto ad libitum e con tenerezza, legato col pedale ma staccato con la mano, etc. En la partitura de la “Sonata nº5”, Granados escribió: "Tenga en cuenta la mitología al tocar esta Sonata, es como una escena de uno de los dramas líricos de Gluck".

Con la excelente acústica de la sala, se pudo percibir claramente, tantos los cambios expuestos en el piano, como el timbre de ambos instrumentos de teclado. En el clave de Espasa se ha expuesto, una vez más, la excelente reputación ganada a pulso por su interpretación impecable y sus frescos conocimientos musicales. Ambos nos muestran a Scarlatti como un innovador cuyas composiciones influyeron en el desarrollo de la sonata clásica. Con 555 sonatas para elegir hay muchas, menos familiares (como las elegidas por Granados), que merecen atención. Las interpretaciones de expuestas están cuidadosamente redactadas, pulidas en tono y rítmicamente precisas con un mínimo de rubato, y está alerta a las sutilezas que hacen que esta música sea tan seductora. Los puristas pueden insistir en interpretar estas piezas sólo con clavicémbalo, pero para versiones convincentes para piano, como las de Baker están dentro de lo más selecto.

Luis Suárez 

 

Auditori Josep Carreras, Vila-Seca, Tarragona. 01/12/2023

Diana Baker, piano. Dani Espasa, clave.

173
Anterior Crítica / Trifonov lo vuelve a hacer… - por Juan Berberana
Siguiente Crítica / 20 años del mejor folklore húngaro orquestal - por José M. Morate Moyano