Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - Gorecki, Mozart y Beethoven

Pamplona - 04/11/2019

La Sinfónica de Navarra nos ofreció en su segundo concierto de ciclo un programa bien trabado: las Tres piezas en estilo antiguo de Gorecki tienen la personalidad suficiente y la duración satisfactoria para introducir una velada. Gorecki emplea recursos antiguos, como el canto paralelo entre dos voces, en este caso a distancia de segunda mayor, es decir, con un color disonante  propio del siglo XX; y Gorecki logra que el resultado sea creíble, y que conserve esa alianza de simplicidad y fuerza de la música antigua, en lenguaje moderno.

La Sinfonía concertante para flauta, oboe, trompa y fagot en mi bemol mayor de Mozart completó la segunda parte. Los solistas (Xavier Relats, flauta; Juan Manuel Crespo, oboe; Julián Cano, trompa; y José Lozano, fagot) hicieron un buen papel en una obra de dificultades mal repartidas. El resultado global fue correcto; le faltó no sé si una micra de velocidad en los tiempos primero y tercero o un fraseo, en general, de la orquesta más enérgico. La coordinación entre los cuatro solistas y la orquesta presentó algunas vacilaciones al principio; que los solistas son miembros de la orquesta y que, por tanto, el tiempo para conjuntar no es probablemente el adecuado, tuvo que ver en ese resultado global que decimos fue correcto pero algo frío, a pesar de la maestría para vencer los arabescos virtuosísticos por parte de los solistas.

En la segunda parte, para la Sinfonía nº 4 de Ludwig van Beethoven, la batuta de Michal Nesterowicz fue más elocuente que en el Mozart. Los tempos elegidos y la expresividad que exigió Nesterowicz resultaron convincentes, en esta sinfonía menos conocida por el gran público y que tan bien muestra las inquietudes de Beethoven, camino de sus obras inmejorables. La orquesta hizo en líneas generales un papel excelente, en una sinfonía que nos trae gratos recuerdos de otro director, el alemán Lutz Köhler, que, si mi memoria no me falla, dirigió esta misma obra con la Sinfónica de Navarra hace ya unos cuantos años. La energía transmitida une este recuerdo al concierto que aquí nos reúne.  El público aplaudió sin reserva.

Javier Horno

OSN, Xavier Relats, Juan Manuel Crespo, Julián Cano y José Lozano. Orquesta Sinfónica de Navarra / Michal Nesterowicz.
Obras de Gorecki, Mozart y Beethoven.
Auditorio Baluarte de Navarra, Pamplona.

Foto: Sinfónica de Navarra.

277
Anterior Crítica - Y Shakespeare se volvió música… (Ciclo Satélites)
Siguiente Crítica - Planteamientos programáticos

Selector de temas