Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - Final feliz (Ciclo “Beethoven actual”) - por Sol Bordas

Madrid - 16/09/2020

El orden de los factores no altera el producto. El concierto que la pianista Alba Ventura ofreció ayer estaba programado para el 16 de marzo, pero dadas las circunstancias pasó a ser este 14 de septiembre y broche final del ciclo “Beethoven actual”, organizado por el Círculo de Bellas Artes de Madrid en colaboración con el CNDM.

Noveno y último concierto en el que se cumplía el requisito de tocar sonatas de Beethoven, estudios de Ligeti y una obra reciente de compositor español, como españoles fueron los nueve pianistas que asumieron el reto de esta original y arriesgada programación.

Alba Ventura tiene una larga trayectoria como concertista a nivel internacional y han sido muchos los grandes maestros que se han interesado por ella. Cuando salió al escenario tuvimos la sensación de que ella no se despojaba de sí misma para asumir la imagen de artista, y que su interés no eran los aplausos sino deleitarse con la música que iba a interpretar, deleite que nos transmitió desde que empezó a tocar el adagio de la sonata op. 27, nº2 “Claro de Luna”, haciendo suya la indicación de Beethoven: “si deve suonare tutto questo pezzo delicatissimamente e senza sordini”.

Con este movimiento Alba Ventura nos arrastró a su mundo. Con una sutil gestualidad corporal parecía “ver” lo que tocaba, como si la agógica, el fraseo y el ritmo  se reflejara en su rostro.

Con la sonata op. 31, nº2 “La tempestad” pudimos comprobar que Alba Ventura se acerca empáticamente a los sentires beethovenianos. Ella utiliza el instrumento como un altavoz por donde se oye al autor cantar, rugir, amar, sufrir, bailar o divertirse. En los pasajes virtuosísticos sigue estando presente Beethoven, como si ella quisiera desaparecer.

Con esta sonata dio por concluida la primera parte y tras el descanso interpretó la obra de Ricardo Llorca: Cavatina, encargo del CNDM y estreno en Madrid. Esta pieza es un estudio libre sobre el aria de Romilda, de Haendel: “Vago dendo”. Al comienzo se interpreta íntegra el aria y después poco a poco el tema se va deconstruyendo hasta un final donde el ritmo es preponderante. En todo momento se oyen retazos del tema y nunca se pierde el estilo contrapuntístico, aunque las armonías sean otras.

A continuación la pianista aborda los dos estudios de Ligeti: el nº 6 “Otoño en Varsovia”, dedicado a sus amigos polacos. Un presto cantábile muy rítmico y flexible. Y le sigue el estudio nº 10  “el aprendiz de brujo”, un estudio polytempo, una transformación continua del “motivo de lamento” inicial.

Estas tres piezas las interpretó magistralmente Alba Ventura pero como enmarcadas en un paréntesis. Pues parece que lo que le interesaba es volver a Beethoven y así llegó a la Sonata op. 57 “Appassionata” recuperando sus gestos, transmitiendo su propio deleite, dándole voz y protagonismo al maestro.

Al concluir y tras los aplausos, la pianista nos habló con naturalidad, como si en vez de en un teatro estuviéramos todos en un cuarto de estar con piano, tal era la cercanía. Y de propina más Beethoven: las 9 variaciones Wo 0 63. Y luego nos habló de Czerny, como transmisor de las técnicas pianísticas de Beethoven a su discípulo Liszt, del que interpretó el Estudio de Concierto nº 3. Y ya que estábamos con los estudios nos sorprendió con el Estudio nº 4, op. 10 de Chopin para rematar esta magnífica y feliz tarde.

Broche de oro a un ciclo que nos reconcilia con lo nuestro, lo que somos capaces de ser y hacer: magníficos músicos, compositores e intérpretes: los tenemos aquí mismo.

Sol Bordas

Alba Ventura – Piano

14 de Septiembre de 2020 – 19:30h

Círculo de Bellas Artes

Teatro Fernando De Rojas

Ciclo: Beethoven Actual

303
Anterior Crítica / COMA'20: celebración de la música (por Juan Manuel Ruiz)

Selector de temas