Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - Falla ‘jondo’ y ‘desgarrao’

Santiago de Compostela - 03/03/2020

Dos páginas de la suite Iberia, de Isaac Albéniz, en la renovada orquestación de Jesús Rueda. La Iberia, para piano, en orquestaciones tuvo aportaciones interesadas como las realizadas por Fernández Arbós, para hallar su continuación en el intento de Carles Surinach, siempre en un contexto ciertamente romántico. Habrá que espera de Francisco Guerrero, para descubrir lenguajes más actualizados y que aunque incompleta, por el fallecimiento del maestro, tendrá en Jesús Rueda, su alumno, el punto de apoyo necesario. Rueda conoció una enriquecedora trayectoria como compositor residente del JONDE, que le facilitará el acceso a colaboraciones con el Ensemble Intercontinental parisino o el WDR Köln.

La Evocación, del primer cuaderno, cuya ambivalencia tonal y modal se subraya con una delicada introducción de puntuales notas disonantes, para un pentagrama lleno de indicaciones de talante expresivo. La segunda pieza Triana del segundo cuaderno, es una jubilosa demostración de color localista, marcada por una arrebatadora rítmica de sabor popular, en un acercamiento estilístico a la forma de la seguidilla, puro refinamiento y elegancia.  Como es sabido, la obra fluye de maravilla, lo que supone un riesgo de alto voltaje en el tratamiento orquestal, que mide la capacidad del músico. Pablo González habrá tenido un rico intercambio de pareceres sobre la orquestación con Jesús Rueda, en cuanto al resultado de una revisión de renovados planos sonoros.

J. Crisóstomo Arriaga y la Sinfonía en Re m., que no deja de asomar la proximidad mozartiana en tiempo, desde el Adagio, ejemplo canónico en el tratamiento del contrapunto, al Andante, con el hábil tratamiento del diálogo de cuerdas y maderas; el Minuetto, poco supeditado al estrictamente convencional y que se adelanta a los Scherzi beethovenianos para entregarse al Allegro molto de cierre, que vuelve al planteamiento propuesto en el principio. Un Arriaga siempre frecuente aquí, y que será curiosa para los aficionados  del  Grosses Festspielhaus Bregenz, como próxima embajada cultural, que añadirá el Concierto de Aranjuez de J.Rodrigo con Enrike Solinís, El Concierto. Para el Grosses Festispielhaus, el Concierto en Sol M. de Ravel, y El sombrero de tres picos a Falla, a mayores.

Falla de Noches en los jardines de España, en la versión de la Orquesta Bética de Cámara, en la que el piano se integra con mayor presencia en el conjunto orquestal.  Sorprendente Claire Huangci, en cada  tiempo: En el Generalife, con fuentes literarias en un poema de Francis Jammes de su libro Clairières dans le ciel o tres poemas de Rubén Darío, en confesión de la hermana del músico a la estudiosa Ann Livermoor, en concreto de la serie Cantos de vida y esperanza, que relaciona distintos sonidos nocturnos y lamentos en la noche. La Danza lejana, puro andalucismo en sus medidas cadencia o En los jardines de la Sierra de Córdoba, respuesta medida y conceptual con el planteamiento del autor para esa búsqueda de lo que fue la obra estrenada por Frank Marshall al piano.

Incandescencia a flor del piel en cuanto a El amor brujo, perfecta pues en la ubicación de la sesión, una composición que tuvo una versión original, en forma de gitanería para el Teatro Lara madrileño, con estreno a cargo de Pastora Imperio y su compañía. Quedan en medio, las suspicacias mantenidas entre Gregorio Martínez Sierra y su compañera María Lejárraga. Musicalmente, un tema crudo con el peso de una recurrencia folklorizante, de ahí su arrebatador magnetismo, todo un reto cara a un público poco acostumbrado a semejante desafío aunque aceptó la pujanza de su grandeza. La cantaora Mª José Pérez, ganadora de la Lámpara Minera del Cante de Minas de la Unión de 2015, un talento en géneros desde la farruca a la zamba o la soleá, fue el canto desgarrado en esta aportación más folklorizante que ya no levanta suspicacias por su recurrencia al sentir plasmado por Rocío Jurado en la trilogía de Carlos Saura, dirigida por López Cobos. Para el bis, Negra sombra, en arreglo de Octavio Vázquez. 

Ramón García Balado

Claire Huangci. Mª José Pérez. Real Filarmonía de Galicia / Pablo González.
Obras de I. Albéniz, J.C. Arriaga, M. de Falla, O. Vázquez.
Auditorio de Galicia, Santiago de Compostela

236
Anterior Crítica - Exégesis musical de L´Âge d´or: Le Scorpion de Martin Matalon
Siguiente Crítica - Multifáceticos

Selector de temas