Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Exaltación del Romanticismo del norte - por Luis Suárez

Tarragona - 20/11/2023

Soyoung Yoon es una violinista versátil en expresividad y virtuosismo a partes iguales que ha llegado a deleitarnos con ese eterno favorito concertístico, el “Concierto para violín de Sibelius en re mayor, op.47”, junto a la Franz Schubert Filharmonia. Afrontó una tarea difícil produciendo un concierto distintivo de Sibelius que es mesurado y detallado en lugar de heroico, salvo en el último tempo que sirve de absoluto contraste.

Krzysztof Urbanski, a diferencia de muchos otros, observa el marcado del tempo de la solista consiguiendo una precisa coordinación de complicidad. Es uno de los conciertos del Siglo XX más difíciles y notables por sus estados de ánimo inquietantes y su música oscuramente dramática.

Con Yoon parece que su corazón está realmente con Sibelius, y la forma apasionada en que abraza sus melodías revela un enfoque esencialmente romántico y emocional de la música. Si bien la interpretación parece bastante vigorosa y a veces áspera en el primer tempo, como así Sibelius lo requiere, su reverencia aquí es mucho más suave y dulcemente lírica en segundo tempo, y vivo en el final, dando a la perfección e contraste requerido y dejando al público exaltado.

El acompañamiento de Urbanski y la Franz Schubert Filharmonia es comprensivo y robusto en todo momento, por lo que el sonido del violín está cuidadosamente equilibrado con la orquesta y completamente presente.

La propina rítmica y virtuosa asombró incluso al personal de la orquesta.

"No desearía que de mi pluma salieran obras sinfónicas que no expresan nada y que consisten en juegos vacíos de acordes, ritmos y modulaciones. ¿No debería una sinfonía expresar aquellas cosas para las que no hay palabras pero que necesitan ser expresadas? " Tchaikovsky, sobre su Sinfonía en fa menor, en una carta a Taneyev en 1878. Todas las sinfonías de Tchaikovsky surgen de lo más profundo de su ser y son obras titánicas de amor. En sus escritos, habla de muchos de ellos como si fueran seres vivos: los hijos que sabía que de otro modo nunca tendría. El ejemplo aquí mostrado es la extrovertida y salvaje Cuarta Sinfonía. Obra dramática con final feliz de esperanza.

La interpretación de Urbanski de la obra choca contra los límites del desafío, la esperanza, la resignación y el triunfo y es a la vez ricamente melódica y atronadoramente grandilocuente. El destino, el adversario y atormentador de toda la vida de Tchaikovsky, de repente tiene una voz, y se escucha en el sonido de trombones, trompas y trompetas que abren la sinfonía. Ruidoso, insistente, desprovisto de calidez o vibrato, todo en una nota, exige total atención y regresa repetidamente a lo largo del primer movimiento para sofocar incluso el más breve e inocente pensamiento pasajero de felicidad.

Entre muchos candidatos, este movimiento es uno de los mejores de Tchaikovsky en términos de estructura musical e impacto emocional. La versión se muestra pues enérgica y espontánea, aumentada en su expresividad por la acústica excelente de la sala. La orquesta se muestra en muy estado, siendo dirigida con aparente sutileza e inteligencia, y los músicos responden con sentimiento y habilidad, por lo que, la interpretación de la Cuarta es perfectamente disfrutable por sus valores musicales.

Luis Suárez

 

Franz Schubert Filharmonia.

Soyoung Yoon, violin.

Krzysztof Urbanski, director.

Obras de Sibelius y Tchaikovsky.

Auditori Josep Carreras. Vila-Seca, Tarragona.

126
Anterior Crítica / Dramatismo y forma - por Luis Mazorra Incera
Siguiente Crítica / Programa ruso con la Filarmónica de Gran Canaria - por Juan F. Román Rodríguez