Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Dramatismo y forma - por Luis Mazorra Incera

Madrid - 19/11/2023

No vamos a descubrir a estas alturas a Krzysztof Penderecki, un compositor que forma ya parte de la historia de las música en lugar destacado y cuyos primeros periodos estéticos, más "avanzados" estéticamente pero enraizados en la tradición secular, calaron y conformaron la historia de postguerra que nos ha tocado vivir y, por ende, la cultura músical occidental con una huella indeleble.

Escuchamos dentro del ciclo Series 20/21 del Centro Nacional de Difusión Musical, un ramillete de piezas por la Sinfonietta  Cracovia dirigida por Katarzyna Tomala-Jedynak, que, sin embargo, pertenecen a su escritura más tonal de etapas más postreras.

Y de esta forma, dramatismo y forma, fue la profunda firma binaria que Penderecki destiló por doquier hoy, tanto en esta sólida Tercera sinfonietta para orquesta de cuerda, primera y ambiciosa obra del programa, como en el resto de obras presentadas.

Una partitura, como muchas de las que le sucedieron, donde cinceladas cabezas temáticas "pregnantes" se enlazaban con extraordinaria habilidad contrapuntística en andas de una consecuente marcha armónica.

De la Séptima sinfonía "Las siete puertas de Jerusalén": De profundis. Un movimiento de sinfonía que añadía al denso contrapunto de las demás piezas, y de la previamente escuchada en particular, la cuidada y diversa espacialidad sonora de las distintas secciones de la cuerda.

Más intensidad sonora si cabe que la esperada para este género, en la Serenata, en sus sucintos movimientos Passacaglia y Larghetto.

Las Tres piezas en estilo antiguo de los sesenta, la obra más alejada en el tiempo, dio, también, cierto "contrapunto" (en otro sentido) al severo carácter general. Bella factura y mayor ligereza de planteamiento. La Chacona «in memoriam» Juan Pablo II remató, en clima de directa comprensión estética, el programa previsto, antes de una más animada propina.

Luis Mazorra Incera

 

Sinfonietta  Cracovia: Maciej Lulek, Marta Nowak, Marcin Kmiecik, Justyna Duda-Krane, Aleksandra Honcel-Banek y Małgorzata Szuba-Kmiecik, violines primeros; Piotr Marciak, Danuta Augustyn, Katarzyna Balas, Katarzyna Blajda y Agnieszka Bugla-Bylica, violines segundos; Ewa Szczepańska-Chwast, Elżbieta Gromada, Ryszard Sneka y Karolina Pałetko, violas; Marcin Mączyński, Monika Krasicka-Gajownik, Tomasz Wyroba y Alina Dorożyńska, violonchelos; Łukasz Mazanek, contrabajo.

Katarzyna Tomala-Jedynak, directora.

Obras de Penderecki.

CNDM-SERIES 20/21.

Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Madrid.

 

Foto © Rafa Martín

49
Anterior Crítica / Amar en tiempos de guerra - por Javier Extremera
Siguiente Crítica / Exaltación del Romanticismo del norte - por Luis Suárez