Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / En clave báltica - Luis Mazorra Incera

Madrid - 19/06/2023

Una suerte de "paisajes bálticos" dibujó en el aire el concierto del ciclo Satélites-OCNE que protagonizó el Liaçon Ensemble formado por el trío vocal femenino Carmen Gurriarán y Rosa Miranda, sopranos, Lola Bosom, contralto, junto a Irene de la Hoz, guitarra, y, Alfredo Calvo al acordeón y responsable de la adaptación de todas las obras.

Un conjunto de conformación peculiar y consecuente sonoridad, que unía a la específica tesitura vocal, la sugestiva atmósfera creada por los dos instrumentos citados en conjunción: guitarra y acordeón.

Una sonoridad relativamente desnuda que impregnó desde un comienzo la sala de cámara del Auditorio Nacional de Música y donde lució, sobremanera, la sutil afinación y concertación.

Una atmósfera que encontró, a través de la mística del propio sonido, del timbre logrado, el imaginado cuadro báltico que mejor funcionó en toda una memorable primera parte de un concierto ofrecido sin solución de continuidad, como se acostumbra en este ciclo.

Paisajes místicos con nombres como Amolinš, Dubra, Einfelde, Ešenvalds, rematados por un eficaz Gloria de Jermaks. Paisajes poéticos de Zilvera, de nuevo Dubra o Dambis.

El enjundioso intermedio instrumental a dúo de  Jalkanen dio paso a otros paisajes sonoros. Las Saudades inocente de Sørensen que siguió, al margen de su limpia base electroacústica, resultó un tanto críptica en esta adaptación.

Por fin una suerte de tradicionales paisajes folclóricos remataron un programa en clave báltica.

Luis Mazorra Incera

 

Liaçon Ensemble: Carmen Gurriarán y Rosa Miranda, sopranos; y Lola Bosom, contralto. Irene de la Hoz, guitarra; y Alfredo Calvo, acordeón y adaptación de las obras.

Obras de Amolinš, Dambis, Dubra, Einfelde, Ešenvalds, Jalkanen, Jermaks, Sørensen, Tormis, Tullalla y Zilvera.

SATÉLITES-OCNE. Auditorio Nacional de Música. Madrid.

72
Anterior Critica / Con Schumann como objetivo - por Luis Mazorra Incera
Siguiente Crítica / Un Coronis de marcado sabor francés en el Teatro Real - por Simón Andueza