Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Emotividad y entrega (homenaje a Antón García Abril) - por Luis Suárez

Málaga - 14/09/2022

Emotivo homenaje al Maestro turolense Antón García Abril, con presencia de su hija Adriana y una orquesta en un estado de plena forma, bajo un escenario de una acústica exquisita. La presencia del compositor, recientemente fallecido, se viera en todo momento presente ya que el legado de cualquier artista hace que este permanezca inmortal entre nosotros, y eso se hizo notar desde el primer acorde.

Una de las obras más alegres de un compositor a menudo asociado con la melodía, tonalidad y complejidad orquestal, es el “Concierto Mudéjar” para guitarra y orquesta de cuerda, el cual es una valiosa adición a la corriente de obras concertantes de inspiración española del siglo XX. La música no evita la casi inevitable asociación de la guitarra acústica con la música española. Una partitura reconocida de inmediato por los toques personales y fantásticos con los que amplifica los  elementos arquitectónicos tradicionales que dan nombre a la partitura. Su lenguaje es colorido, fantasioso y deliciosamente ornamentado.

Si desde un primer momento se ve la estela de músico turolense, García Moreno tuvo dificultad en transformar este material en algo que esperaba que fuera musicalmente similar a la forma en que el compositor tomaba un diseño tradicional y le agregaba toques fantasiosos. La sombra de intérpretes, como el caso de Gabriel Estarellas es alargada y si bien, Víctor Eloy López lo da todo al frente de la paleta orquestal, la obra que tiene el diseño tradicional de concierto rápido-lento-rápido de tres movimientos, no brilla en el instrumento solista de igual manera en este caso.

En la segunda parte el recital dio un cambio radical. “Alba de los Caminos”, es ofrecida una vez más por su dedicataria, Paula Coronas, de manera magistral bajo una complicidad con Eloy López que hacen transcurrir la partitura de una manera mágica y ágil, surcando cada bache de la extrema dificultad de la misa. La obra ofrece una visión retrospectiva de toda la trayectoria profesional del compositor. La pieza está compuesta para quinteto, piano solista y cuarteto de cuerda (aquí en su versión posterior para piano y cuerda). Surge en todo momento la necesidad de depurar el lenguaje musical y como tal debe ser comprendido, aun sabiendo que es totalmente abstracto, y en cuya poesía pictórica radica toda su belleza.

Así pues, Coronas y Eloy López han captado totalmente el sentido de la obra, algo que considera fundamental para la ejecución. La fluidez hace que cada sección, sin solución de continuidad, transcurra en un instante de tiempo entre los motivos rítmicos iniciales hasta su repetición en el final, habiendo transitado por esos bellos senderos malagueños a la salida de sol que hacen soñar al oyente. Los patrones repetidos sutilmente alterados de motivos melódicos, tienen una belleza sin sentimentalismos y una gracia sincera que absorbe el placer profundo de la música.

La suite para orquesta “Canciones y Danzas para Dulcinea” (1993), tiene una evidente inspiración cervantina. Una obra injustamente poco interpretada, llena de detalles quijotescos. Según el autor, la Danza del camino nos introduce en el misterio del sentimiento amoroso. La segunda nos envuelve en el encantamiento nocturnal que ofrecen las tierras de La Mancha. Las dos siguientes reflejan un impulso interior ante la búsqueda y realidad idealizada de Dulcinea. La Canción del Encuentro ofrece un poético lenguaje musical como sublimación de ese momento.

Con la Danza de la Plenitud, termina esta suite expresando la grandeza y satisfacción emocional que se experimenta con la posesión del amor. La plantilla orquestal de esta obra está integrada por flauta, oboe, clarinete, fagot, dos trompetas y completa sección de cuerda. Su colorido orquestal, fue una buena elección para demostrar la facilidad del director con los clásicos españoles. La acústica tuvo una calidad grande y espaciosa que capta cada detalle que talla Eloy López. La orquesta está de ensueño en el papel del enamorado, mostrando un gran entusiasmo.

Luis Suárez

 

Concierto Homenaje a Antón García Abril.

Javier García Moreno, guitarra. Paula coronas, piano.

Orquesta Filarmónica de Málaga. Víctor Eloy López, director.

09/09/2022 – Auditorio Édgar Neville, Málaga.

 

Foto: Emotivo homenaje al Maestro turolense Antón García Abril en Málaga.

147
Anterior Crítica / Gala Lírica para un aniversario - por Ramón García Balado
Siguiente Crítica / El violinista tranquilo - por Juan Francisco Román Rodríguez