Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / El Trío Guarneri de Praga al rescate - por Ramón García Balado

Vilagarcía de Arousa (Pontevedra) - 31/07/2022

Imprevistos de última hora, obligaron a la suspensión del concierto del Cuarteto Quiroga por indisposición de uno de sus miembros, el viola Josep Puchades y para salvar la cita, el Trío Guarneri de Praga, formación en residencia, entre variadas actividades, cumpliendo  las urgencias y haciéndose cargo de salvar el compromiso, veteranos maestros que como tales, vienen dado vida al mismo desde el año 1986, siendo asiduos de certámenes de rango: Schselwig-Holstein, Primavera de Praga, la Folle Journée, entre otros.

Son sus miembros, el violinista Cenék Pavlik, que dispone de un Zimbelist Guarneri del Gesù, de la colección Luigi Tansio, el chelista Marek Jerie, con un Andrea Guarnieri (1684) y el pianista  Iván Klánský. Grabaron los tríos de Beethoven, Mendelssohn, Shostakovich, Brahms y Mozart, para Prague Digitals y los de Dvorak para Supraphon, galardonados con premios como Diapason d´Or, Choc o Monde de la Musique.

En agenda, el Trío en Si . M. (Archiduque) Op. 97, de L. v. Beethoven, representación y codificación de sus impulsos hacia el nuevo tipo de clasicismo y que en el Andante, las variaciones suponen el momento más significativo por su tema descompuesto y casi disuelto, en su disputa mantenida por los tres instrumentistas, cuya  inspiración dentro de la monumentalidad, se resuelve dentro de una grandiosidad más intencional que sustancial, anunciando rasgos que sujetan tan vasto edifico.

El Allegro moderato, fue en la visión del Trío Guarneri de Praga, una idea de distendido gracejo y hasta sereno, con un tema secundario expresado con una firmeza ostensible, y con el desarrollo que se manifestaba en perfecta simetría de intensidad rítmica, para ceder al teclado un protagonismo descollante, realzando la idea sonora, en las cualidades de colores cambiantes y el paso a una conclusión con el tema principal, un procedimiento propio en el compositor.

El Scherzo-Allegro, amplio y sobre un argumento de notable simplicidad, fue un recurso de una posible gracia fantasmal, en un aire de danza marcado por el chelo, enfrentado al violín en sus evoluciones cambiantes, haciendo valer los pizzicati de las cuerdas, en un distendido diálogo.  El Andante cantábile ma pero con moto, confirmaba el tema saturado de variaciones en el grado sublime, con ciertas reminiscencias místicas en un intenso lirismo.  Un espacio en conjunto, sobre  el manejo de contrastes rítmicos, para llegar al Allegro moderato- Presto, que reafirmaba la complejidad manifiesta entre rondó y sonata, en los dominios de una idea ligera y danzante, llegando hasta el tanteo con una popular tarantela.

En su ambición, el trío se entregaba a una brusca pujanza, cerrando como un exultante torbellino. Para el bis, tras la finalización, el Adagio del Trío en Si b M. Op.11, del propio Beethoven.

De propio cuño, en su eslavismo, el Trío nº 4 Op 90 (Dumky), de Antonin Dvorak, encadenado por seis dumky, tan caros al Trío Guarneri, con su carga ensoñadora y contagiosa por su perceptible lirismo, en los  límites de la rêverie, la Träumerei o la balada alemana, casi en forma de lied. Como en Schubert, con los Ländler, Dvorak eleva al grado sublime estos dumky, gracias a los cambios de tempi, el uso del fraseo y los embriagadores saltos de tonalidad que se prestan con la mayor naturalidad al oyente.

La Dumka I- Lento maestoso-  aparece como  un proposición del chelo, con acompañamiento en sextas del teclado y una re- exposición que destacaba por los roles instrumentales y un lento del teclado de frases ascendentes. La Dumka 2- Poco adagio-, umbría y en poco adagio, se marcaba por un efecto de sordina retardado, para enlazar con otro aire de danza diseñado por trémolos del teclado.

La Dumka 3- Andante-, asomaba con acordes del piano en apacible sonoridad luminosa, a la que respondían los instrumentos de cuerda, en clara imitación y un Vivace nervioso del chelo, frente a los otros dos solistas, con un tutti en conjunto abocado al Allegretto en estilo de movimiento perpetuo. La Dumka 4- Andante moderato-, tiempo que puede parecer una berceuse definida por el piano, recibía en evidencia la respuesta de las cuerdas en trémolos, en una atractiva cantinela. Entre pasajes lento-vivo, en sucesión, la llegada de otro aire de danza, sobre una evocación del chelo. La Dumka 5- Allegro-, con una claro ritmo sincopado, especie de recitativo que se enfrentaba al tema principal, en un giro entre distintas tonalidades y una coda vital como punto álgido.

La Dumka 6-Lento maestoso-, lenta y majestuosa, quedaba condicionada desde los compases de entrada, como preparación al siguiente tema, un amplio Vivace sobre una variación del violín, para permitir al chelo un detalle febril que se diluía plácidamente.

Ramón García Balado         

 

Festival Clasclás, Vilagarcía de Arousa (Pontevedra)

Auditorio Municipal

Trío Guarneri de Praga.

Obras de Beethoven y Antonin Dvorak

 

foto © Cristina Durán

192
Anterior Crítica / Una vera prima donna - por Francisco Villalba
Siguiente Crítica / Nadine Sierra en un brillante debut en el Colón - por Néstor Echevarría