Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - El talante del… “Intérprete” (ORCAM)

Madrid - 17/01/2020

Un programa monográfico tiene siempre encima el San Benito de no presentar debida variedad y frescura para el común respetable. Nada de esto ocurrió en este arranque al "año Beethoven" que presentó la Orquesta de la Comunidad de Madrid, aumentada con miembros de su Joven Orquesta en su primera pieza más ligera y coreográfica, todos bajo la dirección de Christian Zacharias.

Un concierto ameno, revitalizante pese a lo trillado de sus populares ingredientes, desplegado, de menos a más, a lomos de la consumada claridad de fraseo y articulación in situ, del citado director y pianista alemán, que transitó con facilidad de una circunstancial La victoria de Wellington, o La batalla de Vitoria que nos resulta más próximo, como prefieran, a su contundente Sinfonía “Eroica”. Pasando, eso sí, por el inevitable doble rol del que hace gala el citado protagonista, Zacharias, aquí sentado a un piano descubierto frente a la orquesta, en obra ya de cierto compromiso: el Tercer concierto en do menor del de Bonn.

Y es que, a medida que desarrolla esta técnica de doble rol, sus planteamientos resultan más perfilados... El detalle arriesgado, justo antes de la cascada descendente de las consabidas, tocadas, y "retocadas" a menudo, octavas finales de este concierto, de instar eficazmente a la  orquesta con la mano izquierda mientras la derecha se entregaba a un gesto característico e insistente en el registro agudo del teclado, no pasó desapercibido.

Pero fue, sin embargo, en la también Tercera, pero sinfonía, donde se apreciaron los mejores logros de la tarde. Cotas que se mantuvieron a este estimulante nivel en todos los movimientos, para empezar, desde un resolutivo exordio a una especialmente convincente Marcha fúnebre. Segundo movimiento éste sobre el que giró eficazmente toda la Sinfonía, y si me apuran, toda la velada. Por lo demás, un ágil scherzo de carácter en todo momento, incluidos los tríos de trompas contrastantes, bien presentados en todas sus reiteradas intervenciones, y un finale que recogía todos aquellos logros con suma naturalidad, hasta una lapidaria cadencia final sin artificios.

Una experiencia musical, la de la interpretación, al teclado o desde el podio, que sólo puede experimentarse en vivo, con este talante, transmitida con unos savoir-faire y elegancia que ensalzan el papel imprescindible del músico, del… “Intérprete” de podio o atril, y, por ende, la oportuna vigencia de esta música.

Luis Mazorra Incera

Orquesta y Joven Orquesta de la Comunidad de Madrid / Christian Zacharias, piano y dirección.
Obras de Beethoven.
ORCAM. Auditorio Nacional de Música. Madrid.


Foto: Christian Zacharias, durante los ensayos con la Orquesta y Joven Orquesta de la Comunidad de Madrid.

540
Anterior Crítica - La labor de un gran Maestro (OSCyL)
Siguiente Crítica - Imposible relajarse (La generación ascendente)

Selector de temas