Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - El placer del texto (El canto de Polifemo)

Madrid - 28/03/2019

No sabemos con exactitud si las 6 suites para violonchelo solo fueron compuestas por J. S. Bach para este instrumento o para otro más pequeño, el violoncello piccolo da spalla (“violonchelo pequeño de hombro”). Pero no importa ahora... Calia Álvarez ha elegido tocarlas en una viola da gamba, instrumento que nada tiene que ver con el violonchelo. Ni tan siquiera fue su antecesor; solo se asemejan en la clasificación como instrumentos de cuerda frotada.

Hemos de referirnos entonces al discurso musical y a la habilidad de la ejecutante para narrar su propio lenguaje.

Paco Quirce compuso para la ocasión tres poemas dedicados a Calia y que durante el concierto fueron recitados por el autor antes de cada pieza. Tanto en los poemas como en las suites se aplicó ars bene dicendi, la técnica de expresarse de manera adecuada para lograr la persuasión del destinatario, en este caso del público allí congregado.

Para Calia. Suite II para Violonchelo solo

“Olvidemos nuestros nombres y apellidos Seamos a-nombre sin correo electrónico de meandros invisibles. No debe haber respuestas en el hilo de una Suite. Sólo equilibrios de caballero andante que, a dos mil metros de altitud, camina sobre seis cuerdas mientras peca con su mentir de genio y de sanador. Y bajo la corona de Recesvinto respiran las fracciones de un cuerpo que duele rosa de los vientos, sobre puentes rellenos de crema y de chocolate.”

Mientras Calia. Partita para Flauta, BMW 1013

“Me dejas ese olor en mis manos y no me las quiero lavar. Un olor de foto en prisión, de cuero barato; el lance suena con flauta hecha girones de bosques de plaza muerta... Blanca tal vez, y con seis cuerdas de siringa implora desperdicios de sanación eterna, de vía láctea al mediodía. ¡Ay dios! Dios está en el tejado de casa, hay amor eterno en las palomas chuecanas, y cantan su celo entre horizontes de eternas esquinas. Entre la timidez de su mirada y mis manos no lavadas. Me duele la ingle al pasar el aire templado de marzo. Pasará la muerte de largo.”

 Desde Calia. Suite I para Violonchelo solo, BMW 1007

“Vuelve la soledad a la vida inerme y acomodada. Ayer se fue el viento templado… La morfina atenuó un grito de sangre molesta. Y el aire está hoy un poco frío, en soledad, aunque no molesta si el sofá tiene tres plazas. Se vive y se juega en el aire. Bach lo sabe. Aunque el sofá irrumpa en sollozos de mañana marciana y alaridos de guerra frambuesa. De marzo. Con los camiones de Mahou bajo la casa, ahora la pareja de palomas come sobre el asfalto. Y el cielo cuchichea azul con nubes de silicona mística que puede con todo.”

Tras la lectura de estos bellos poemas, la violagambista nos describió la música de Bach con fuerza expresiva permitiéndose una exteriorización corporal del discurso en la línea de un orador. Algunas de las figuras de la retórica se pueden localizar en música: repetición, pausa o aposiopesis, interrogación, etc. Y añadimos a esto otros efectos puramente musicales como la agógica en el fraseocomo las sutiles y pequeñas variaciones de tempo y dinámica en pro de una poética expresiva;  todo ello  para conseguir mayor emoción.

El instrumento le sirve a Calia Álvarez para hablar, para bailar, para doler o para consolarse; son algunos de los afectos que la música maneja. Y nosotros entendimos todo porque se nos explicó perfectamente por medio de su sonido.

Al finalizar el concierto y tras los aplausos, ella nos regaló una pieza compuesta por su padre, el compositor Calixto Álvarez. La obra se titulaba Sonsoneo, un ritmo cubano que marcaba una diferencia con lo escuchado anteriormente y al mismo tiempo nos explicaba también a Calia. Ella aporta a la música ese ambiente en el que se ha educado de niña y podemos decir que su Bach es una versión original e igualmente auténtica en el compositor más universal de todos los tiempos.

Sol Bordas

A solas con Bach. Obras de Bach
Calia Álvarez, viola da gamba. Paco Quirce, Poemas Para Calia
Ciclo El canto de Polifemo en las Góngoras
Madrid, 2 de marzo 2019
Madrid. Iglesia Evangélica Alemana del Paseo de la Castellana.

Foto: Calia Álvarez, viola da gamba.

403
Anterior Crítica - Heroica Sandrine Piau (Universo Barroco CNDM)
Siguiente Crítica - Diferencia entre los invitados y el titular (Orq. Filarmónica de Gran Canaria)

Selector de temas