Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / El mar. La mar. El mar. ¡Sólo la mar! (ciclo Satélites-OCNE) - por Luis Mazorra

Madrid - 07/06/2021

Con Vistas al mar, Evocaciones poéticas de Eduard Toldrà, arrancó el concierto del ciclo Satélites-OCNE alrededor de un sugerente titular, poético también: Alberti y el mar.

El Cuarteto Kinnara afrontó, así, resuelto y concertado, la frescura del Allegro con brio inicial de Toldrà. Una obra que destiló calidez hasta calmarse en el estío de su Lento y resurgir con neto optimismo en su más enérgico Molto vivace. Un arranque que trajo, a través de la, a menudo, encriptada sonoridad del cuarteto de cuerda, brisas y resonancias mediterráneas acordes con la temática de este programa que presentaba de seguido un consecuente perfil vocal, poético como dije, y... marinero.

Con Marinero en tierra sobre poemas de Rafael Alberti de Rodolfo Halffter, en las manos de Brais García al piano y la voz de Francesca Calero, nos adentramos en otro españolismo más celebrado, dentro y fuera de nuestras fronteras, un andalucismo que, con Rodolfo, tomaba ya nuevos rumbos. Un ciclo que tuvo su momento álgido en un Siempre que sueño las playas... con dinámico final, junto con la más ambiciosa, variada y contrastante sobre el celebérrimo poema Gimiendo por ver el mar, que lo cerraba.

Las Tres nanas de Salvador Bacarisse nos mostraron un mundo armónico más estático y perturbador, alejado estéticamente de aquellos tópicos. El niño muerto, era ya un presagio, como los que le siguieran: El niño malo o Negra flor.

De vuelta con todos los citados, cuarteto de cuerda, piano y voz, escuchamos siete de las singulares y "multiformes" Musas de Andalucía de Joaquín Turina. Música de audaz cromatismo y sentido formal.

La bella Talía para cuarteto, volvió a aquella sonoridad de inicio con espíritu parejo; intensa Polimnia para violonchelo y piano; Urania decidida y compacta, para piano solo; con mayor equilibrio dinámico y espléndido violín, Euterpe; Melpómene, de nuevo con la voz de soprano; como Calíope, cuarteto y piano en lenguaje tendente a lo vertical armónico; para terminar con Erato, voz y cuarteto en línea con su apuesta nacionalista y rutilante, con comprometido solo vocal de carácter en su broche final.

Toldrà nos devolvió, simétricamente y ya en propina, a aquella cálida tersura melódica mediterránea de inicio.

Luis Mazorra Incera

Cuarteto Kinnara: Jone de la Fuente y Elsa Sánchez, violines; Alicia Salas, viola; Mireya Peñarroja, violonchelo. Francesca Calero, soprano; y Brais García, piano.

Obras de Bacarisse, Rodolfo Halffter, Toldrà y Turina.

OCNE-Satélites. Auditorio Nacional de Música. Madrid.

Foto: Los integrantes del concierto una vez acabado el mismo. 

303
Anterior Crítica / La OSCyL recordó a Cristóbal Halffter con música española - por José M. Morate Moyano
Siguiente Crítica / Una exquisitez (Katharina Konradi & Schumann Quartett) - por Gonzalo Pérez Chamorro

Selector de temas