Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / El discreto encanto de la melodía - por Darío Fernández Ruiz

Santander - 17/08/2021

Un año más -y van once- el Palacio de Hualle (Treceño) acogió una de esas “Noches Líricas” que, desde 2008, vienen alegrando el verano a los aficionados al canto. Lo hizo, de nuevo, dentro de la programación del Festival Internacional de Santander y con una propuesta que explora nuevos caminos.

Si en el pasado más reciente, la portalada de esta casona montañesa del siglo XVII acogió memorables representaciones de ópera de cámara en coproducción con la Fundación Juan March, en esta ocasión la velada promovida por la incansable Margaret Jova y titulada Del clásico al cabaret, planteaba un recorrido por la música y poesía del siglo XX en el piano de Rosa Torres Pardo y la voz de Clara Muñiz.

A partir de un guion nada inocente y poemas de Luis García Montero que sirven de hilo conductor y bajo la siempre personal dirección escénica de Enrique Viana, Torres Pardo y Muñiz desgranaron una selección plurilingüe de melodías tan populares como Summertime, La vie en rose o el Volver gardeliano en las que cabe, como nos dice el poeta a través de Clara, “el mundo frágil de lo que necesita permanecer”. O, si se quiere, el breve encanto de una vida entera.

Descubriendo “la alegría dentro de las canciones melancólicas” transcurrió un simpático recital en el que llamaron mi atención la más que evidente complicidad entre Rosa y Clara, su poderosa capacidad de comunicación y, por supuesto, las indisimuladas ganas de disfrutar de artistas y público. No obstante, no estará de más destacar la difícil facilidad exhibida por una Rosa Torres Pardo en cuyas manos vive el mundo. Por una noche se olvidó de la “tranquilidad subversiva de la música clásica” y se entregó a “la alegría resistente del cabaret”, mostrando, si se me permite la expresión, su lado más gamberro. Tampoco puedo obviar el sugerente timbre y excelente dicción (inglés impecable) de Clara Muñiz, que tuvo sus mejores momentos en Not today (encargo de la pianista a Sonia Megías para este espectáculo) y la mágica What difference a day makes de María Grever y popularizada por Dinah Washington ofrecida de propina.

Las restricciones sanitarias condicionaron, pero no impidieron el tradicional cóctel posterior y la consiguiente tertulia en el jardín del palacio que tanto añaden a estas deliciosas noches líricas.

Darío Fernández Ruiz

 

Rosa Torres Pardo (piano) y Clara Muñiz (voz)

70º Festival Internacional de Santander

 

Foto © Festival de Santander - Pedro Puente Hoyos

400
Anterior Crítica / Achúcarro no es manco - por Darío Fernández Ruiz
Siguiente Crítica / Pésaro: el debut napolitano de Rossini - por Jorge Binaghi

Selector de temas