Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - Deus… in adjutorium… (CNDM)

Madrid - 05/03/2019

La recuperación de un oficio, de un oficio completo como es el caso, aún al margen de la función litúrgica que le respalda y da sentido, y en los nuevos “templos…” del arte musical -los auditorios, aún en recogidas salas de cámara-, debe ser motivo siempre de congratulación. Y así lo fue y se manifestó como tal, en el caso de la recuperación de las Vísperas de confesores con música del compositor del XVIII, José de Nebra. 

Una combinación fluida y bien trenzada de vistosa y comprometida polifonía a cuatro partes y versos de órgano del citado autor bilbilitano, a cargo, respectivamente, de La Grande Chapelle dirigida por Albert Recasens y Herman Stinders al órgano, en imaginado púlpito o estrado de nivel superior, y de canto llano por la Schola Antiqua dirigida por Juan Carlos Asensio, al pie de escenario, sin aquellas disimuladas y funcionales, “misericordias”… ni doseles…

Polifonía, pues, de altos vuelos, bien resuelta por el cuarteto vocal solista que gozara de una eficaz proyección unida a la justa preparación que esta música exige. Más aún en circunstancias tan comprometidas, soportando el entramado, no ya de un rito sino de un concierto moderno. Sin menoscabar un ápice la importancia de una recuperación, especialmente cuando se realiza, con criterio musicológico, para todo un oficio en su conjunto, sí indicar que, quizás, estas recuperaciones deberían realizarse más en aquellos “templos” para las que fueron pensadas que en estos otros. Dado que, en estas circunstancias, afrontarlo al margen de creencia o contexto alguno, resulta un tanto confuso y para alguno que otro, secretamente desalentador. Tampoco, a la inversa, convertir los templos en salas de conciertos sea la solución. Pero los rituales, y las acústica de sus templos, tienen ingredientes que coadyuvan unos con otros a fin de dar sentido no sólo a aquéllos, sino a la música que emplean, a su forma de interpretación -dinámicas y agógicas-, a sus textos, la secuencia de sus intervenciones, los funcionales versos de órgano alternativos....

Lo dicho. Enhorabuena por una nueva recuperación, vivida mejor en este ámbito más íntimo y recogido -sala de cámara- que en la sinfónica -donde se realizara alguna que otra vez en el pasado- con ingredientes bien ajustados y pertrechados y una destacada polifonía que enmarcar, la del compositor barroco bilbilitano, José de Nebra.

Luis Mazorra Incera

La Grande Chapelle: Perrine Devillers, soprano; Gabriel Díaz Cuesta, alto; Nicholas Mulroy, tenor; Romain Bockler, bajo-barítono; y Herman Stinders, órgano. Albert Recasens, director. 
Schola Antiqua: Miguel Ángel Asensio, Javier Blasco, Miguel Ángel Fernández, Enrique de la Fuente, Javier de la Fuente, Román García-Miguel, Jorge L. Gómez, Benjamín González, Antonio M. Jiménez, José Manuel Martín, Benigno A. Rodríguez, Jesús María Román, Federico Rubio. Juan Carlos Asensio, director.

Obras de José de Nebra y canto llano.
CNDM. Auditorio Nacional de Música. Madrid. 

Foto de Ben Vine / CNDM

188
Anterior Crítica - Del cuarteto a la orquesta de cuerda (CNDM)
Siguiente Crítica - Trío de ases… y más allá (Orquesta Nacional de España)