Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - Del cuarteto a la orquesta de cuerda (CNDM)

Madrid - 05/03/2019

El grupo Enigma, en su configuración de cámara de orquesta de cuerda, acudió a la cita con las Series 20/21 del CNDM, en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Al frente, Nacho de Paz, director de un programa que constaba de tres episodios independientes y contrastados. El primero de ellos fue la versión para orquesta de cuerda, del cuarteto que hace no más de una semana escuchamos al Arditti en esta misma sala: Islas de Jesús Rueda. Una obra, tripartita también, en la que, en esta versión para orquesta de cuerda, subrayamos las sonoridades más sugerentes que envolvieran la atmósfera de su Isla intermedia…: la Isla de las sirenas. 

Versión original de su autor de una obra previa escrita inicialmente para cuarteto que, simétricamente, entronca con la obra que cerraba programa. La Sinfonía de cámara en do menor de Dmitri Shostakóvich: “En memoria de las víctimas del fascismo y la guerra” –originalmente, su justamente célebre Octavo cuarteto de cuerda… aquí en arreglo de su alumno, violinista y director de orquesta, Rudolf Barshai-. Toda una experiencia, basada en la obra para cuarteto, un cuarteto antológico, en todos sus sentidos, para mayor gloria del motivo-DSCH- firma del compositor, que, en esta nueva textura orquestal, aún de cámara, pierde alguno de sus efectos dinámicos, más drásticos en su formato de cuarteto, bastante de su potencia extra-musical… y, eso sí, gana en presencia y relativa vistosidad para el gran público. Me quedo con la versión para cuarteto, más expresiva y fiel con la trascendencia del subtítulo citado, sin restar méritos a esta versión, que mantiene cierta sobriedad y contundencia propias del original.

Entre tanto, un estreno absoluto, encargo a Cristóbal Halffter del Centro Nacional de Difusión Musical: La rebelión de los ecos. Una obra escrita para dos quintetos de cuerda enfrentados antifonalmente, o entrelazados, lo que proporciona particulares equilibrios dinámicos entre los registros graves, medio y agudo, tanto por separado como, en especial, conjuntamente. Un lenguaje dramático de principio a fin, dosificando tensiones y relajaciones, con texturas amplias, aprovechando sus puntos de nexo y articulación. La presencia del autor en la sala, proporcionó a este estreno, un halo de espontáneo homenaje. 

Luis Mazorra Incera

Grupo Enigma -Víctor Parra, Sergio Franco, Juan Gomollón, Juan Bernués, Elena Nuño e Isaac Bifet, violines primeros; Chus Castro, Alberto Tundidor, Luis Caballero, Lluc Semis y Juan Zalba, violines segundos; Carlos Seco, Juan Luis Arcos, David López y Cristina Santos, violas; Zsolt G. Tottzer, Pilar Juan y Laura Lafuente, violonchelos; Esteve Colomes y Abel Ivars, contrabajos-. Nacho de Paz, director.
Obras de Halffter, Rueda y Shostakóvich.
CNDM. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Madrid.

Foto: Nacho de Paz, director (foto de Pablo Albacete). 
 

150
Anterior Crítica - Introducción & finale (Bach Vermu - CNDM)
Siguiente Crítica - Deus… in adjutorium… (CNDM)