Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Dan Ettinger y Albena Danailova, excelencia musical - por Juan F. Román Rodríguez

Las Palmas de Gran Canaria - 10/10/2023

El segundo programa de abono de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria tuvo carácter excepcional, tanto por las obras propuestas como por el resultado interpretativo.

La Sinfonía nº 25 de Mozart es una pieza singular, de un compositor adolescente, 17 años, que desea unirse a la estela del movimiento Sturm und Drang, un romanticismo avant la lettre, con una sinfonía en tono menor, recorrida por un halo de intranquilidad que roza por momentos lo trágico, y la aleja de la jovialidad de sus sinfonía precedentes, incluyendo en su instrumentación un infrecuente grupo de 4 trompas, lo habitual eran 2, que aportan un halo de oscuridad y misterio y mayor densidad a las texturas orquestales.

Estas características se vieron reforzadas por la decisión del director invitado, Dan Ettinger, de optar por una plantilla de 40 cuerdas (12, 10, 8, 6, 4) que la dotó de un peso y densidad no reñidas con la agilidad en las sucesivas exposiciones del febril tema principal del primer movimiento, que Ettinger contrastó ferozmente con el segundo tema de carácter más sereno.

El Andante que le sigue fue expuesto con dulzura que las sucesivas modulaciones fueron tiñendo de melancolía para desembocar en un minueto sorprendentemente nostálgico, con la esperada intervención de las maderas en el trio central. El Allegro final, del que la batuta subrayo enérgicamente sus inquietantes modulaciones, puso fin a una pieza tan sorprendente como escasamente programada.

En la segunda parte, Vida de héroe, uno de los poemas sinfónicos más redondos y justamente aclamados de Richard Strauss, alcanzó cotas alcanzó cotas de virtuosismo orquestal que la sitúan entre los mejores Strauss escuchados en nuestra ciudad, incluidos conjuntos y batutas de renombre internacional. Ettinger nos ofreció una interpretación fulgurante, donde brilló tanto la maestría en la orquestación de Strauss como la capacidad de los integrantes de la Filarmónica de Gran Canaria, muy reforzada, para verterla en sonidos.

El maestro israelí supo equilibrar la tendencia habitual en las interpretaciones straussianas a la desmesura con el carácter poético que impregna números como La compañera del héroe o La retirada del mundo, donde tuvimos la suerte de contar con Albena Danailova, concertino de la mítica Filarmónica de Viena, impecable en la afinación, belleza del sonido en todos los registros y firmeza con que sorteó los más complejos pasajes. La destreza de la batuta impidió que El campo de batalla del héroe se convirtiera en la acostumbrada exhibición de decibelios, graduando con inteligencia los sucesivos climax sin poner en peligro el equilibrio entre las distintas familias instrumentales y la claridad del complejo tejido contrapuntístico.

Un nuevo acierto del titular de la agrupación, Karel Mark Chichon, en la elección de las batutas invitadas, que esperamos volver a escuchar en próximas temporadas.

Juan Francisco Román Rodríguez

 

Orquesta Filarmónica de Gran Canaria / Dan Ettinger.

Obras de Mozart y Strauss.

Auditorio Alfredo Kraus. Las Palmas de Gran Canaria.

102
Anterior Crítica / Sentimientos, raíces y añoranzas - por Esther Martín
Siguiente Crítica / Klaus Mäkelä en la Concertgebouw - por Agustín Blanco Bazán