Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Cuidada adaptación estilística y versatilidad sonora - por José Antonio Cantón

Alicante - 25/03/2024

La Pasión según San Juan, BWV 245 de Juan Sebastián Bach, cuyo tercer centenario se cumple en el mes de abril del presente año, desde su famoso coro inicial es una profunda reflexión musical. Grandiosa, compleja y decididamente teatral. No han faltado superlativos para describir esta obra maestra de la música occidental, una de las que se han mantenido con este título pertenecientes a evangelistas diferentes de las que llegó a componer el autor, causando una gran impresión su estreno la víspera del Viernes Santo de 1724, día en el que se escuchó la primera versión en la Iglesia de San Nicolás de Leipzig, después de acceder Bach al cargo de Cantor de dicha ciudad. ADDA-Simfònica ha invitado para su interpretación al maestro Ruben Jais, que ha demostrado un conocimiento exhaustivo de esta obra, contando también con el Coro Labarocca di Milano.

Uno de los aspectos que más llamaron la atención desde el coro inicial fue la capacidad de adaptación estilística de la orquesta a través de una versatilidad de sonido que confirmaba la elevada competencia técnica de esta formación, que en cada actuación sorprende por su capacidad de trabajo, entrega y compromiso artístico. En esta ocasión, ha sabido recoger las indicaciones resultantes del confiable y bien informado concepto del director milanés, que se ha visto acompañado por la buena preparación del coro lograda por su líder, Jacopo Facchini. Ambos han sabido generar un grado emocional en sus integrantes que determinaba una constante calidad de exposición acorde con el trágico argumento que significa la pasión y muerte de Cristo.

En el mismo sentido se han manifestado los dos personajes más importantes que intervienen en el desarrollo de esta obra por su alta calidad de canto; el tenor austriaco Bernard Berchtold en la representación del evangelista Juan y el barítono alemán Johannes Held dando voz a Jesús que, desde la descripción y el sentimiento, respectivamente, han generado el estado emocional que requiere la interpretación acompañados por los demás solistas, componentes del coro, que transmitieron la historia de la Pasión de Cristo con la elocuencia y seriedad que requiere este trascendente episodio del Nuevo Testamento cristiano.

Entrando en algunas consideraciones de naturaleza simbólica, es destacable cómo Ruben Jais ha querido enfatizar generalmente el texto a través de la música y viceversa, acentuando la expresión de las palabras en muchos recitativos, por ejemplo cuando el evangelista cuenta cómo Jesús es azotado, o cómo la cuerda mantuvo el estado de ánimo de inquietud y remordimiento de Pedro, tras sus negaciones, en el aria Ach mein Sinn (Oh mi sentido). Otro aspecto a tener en cuenta es el carácter dramático dado a algunas partes corales como el contenido en el pasaje anterior, ¿Bist du nicht Jünger einer?  (¿No eres tú uno de sus discípulos?), llevando las voces a entrar en una sucesión cada vez más rápida de modo que parecía que iba creciendo la multitud que interrogaba al amigo y primer apóstol de Jesús. Como resumen, también hay que valorar de forma destacada la manera que el director, sirviéndose de la traducción del texto que se proyectaba en el fondo del escenario, estimuló la imaginación del oyente trasportándolo a las distintas acciones del relato al modular las pausas de su discurso, ofreciendo así una recreación convincente tanto en sus largas líneas como en pasajes de mayor detalle, logrando una distinguida coherencia y simetría de conjunto.

Éste se percibía muy favorecido por el cuido que en todo momento puso la orquesta en su imitación a la sonoridad barroca, especialmente en los instrumentos de viento-madera que dejaron una sensación de autenticidad realmente gratificante para la mayoría de los oyentes acostumbrados a escuchar esta obra con instrumentos de época. Así ocurrió en el arioso y el aria de carácter meditativo contenidos respectivamente en los números diecinueve y veinte de la segunda parte, Mira, alma mía, con ansioso placer y Considere, como su espalda manchada de sangre, pasajes en los que los instrumentos de cuerda estuvieron asordinados para imitar el sonido de la viola d’amore.

Con esta actuación la orquesta ADDA-Simfònica de Alicante ha crecido en experiencia artística dignificando la interpretación de una obra maestra del barroco en la que Bach convierte el contrapunto musical en un lenguaje místico con motivos, acordes y ritmos que llevan al oyente a reflexionar sobre el dolor y el sufrimiento humanos como sendas de superación trascendente.

José Antonio Cantón

 

Bach: La Pasión según San Juan, BWV 245

ADDA-Simfònica de Alicante y Coro Labarocca di Milano

Director de coro: Jacopo Facchini

Director musical: Ruben Jais

Solistas: Bernard Berchtold, Johannes Held, Laura Andreini, Maria Chiara Gallo,

Raffaele Giordani, Alessandro Baudino, Marco Saccardin y Piermarco Viñas

Auditorio de la Diputación de Alicante (ADDA), 15-III-2024.

91
Anterior Crítica / Estreno nacional y excelente sonido en los de Noruega - por José M. Morate Moyano
Siguiente Crítica / Anja Bihlmaier, o sinónimo de excelente oficio - por Justino Losada