Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Celebrando con buena música la Navidad - por José M. Morate Moyano

Valladolid - 26/12/2021

Como Concierto Extraordinario, la Orquesta Sinfónica de Castilla y León (OSCyL) preparó un programa ad hoc para felicitar las Pascuas a sus abonados y público fiel, que respondió llenando el Auditorio con todas las medidas sanitarias: toma de temperatura, mascarilla y lavado higiénico de manos. Quiso contar con la participación del Coro que integran cantores escogidos de la ciudad, preparados por Jordi Casas i Bayer y sus ayudantes R. Real y V. Benavides, todos a las órdenes del joven Maestro Patrick Hahn (Graz, 1995), Director, pianista y compositor, Titular de la Sinfónica y Ópera de Wuppertal, que se presentaba en Valladolid.

El repertorio elegido parecía heterogéneo a 1ª vista, pero tenía su lógica al contar con obras de raíz navideña o religiosa, que emparentaban con las fiestas celebradas, con buena música y dando lugar al lucimiento de las diversas familias orquestales y vocales participantes. Así, se inició con el Oratorio de Navidad, BWV de J.S. Bach: Coro nº 1 para el Día de Navidad: Jauchzet, frohlocket, … (¡Regocijaos, alegres!, ¡arriba, ensalzad estos días, glorificad!; y nº 10, Sinfonía para el 2º Día de Navidad, (primer número de la 2ª Cantata de las 6 que componen el Oratorio), pastoral que representa la Adoración de éstos al Niño, que contiene el tema de uno de los famosos corales navideños de Lutero, y se cerró con el nº 64, que lo hace también del Oratorio con la Cantata del Día de Epifanía, Coral Nun seid ihr qohlgerochen (Ahora estáis vengados de la muchedumbre de enemigos).

Entre medias, dos motetes de Bruckner a capella: Locus iste, (Este lugar fue hecho para Dios) texto del Gradual de la Misa Gregoriana dedicada a la Iglesia), y Ave Maria en Fa M., WABC, a 7 v.m. SAATTBB, que escribió en Linz, 1861, para el coro que llevaba su 1er. maestro en su pequeña Parroquia, con la música siguiendo las tres fases marianas: Anunciación-Saludo del Ángel-Visitación y una 2ª parte con el canon “Santa María” y que muestra la fe profunda del autor al tratar con técnica romántica los antiguos acordes modales y largas líneas cuasigregorianas.

Sonó después el sentimental canto recogido por Mendelssohn en el Adagio en La m., movimiento III de su Sinfonía nº 3, “Escocesa”, op. 56 dedicada a la Reina Victoria, con su bello unísono de cellos y trompas. Con coro, cuerdas y órgano positivo sonó el motete de Mozart para el Corpus Christi sobre el Himno Eucarístico del S. XIV, Ave verum Corpus en ReM., KV 518, escrito en Salzburgo meses antes de su muerte. Y tomando el cuento de Navidad en el que la niña Clara o Mª Estahlbaum, recibe el regalo del muñeco Cascanueces en esa mágica noche y entabla guerra contra los ratones, visitando el fantástico reino que habitan múltiples juguetes, concibió Chaikovski su Ballet El Cascanueces, cuya Suite, op. 71ª, de propia mano, fue ofrecida por la OSCyL con plantilla completa en su Obertura miniatura, Danzas características (6) y Vals de las flores., de

De todo ello se hizo cargo el Maestro austríaco, con excelentes maneras centroeuropeas, gusto musical, elegancia incluso con el frac que empieza a ser rara, atendiendo al coro como se debe y buscando siempre la expresividad con el cuidado en los detalles; dada su juventud, parece apuntar muy alto. En el barroco pidió una articulación propia y limpieza en las agilidades, ayudando mucho al coro para salvarlas y mantener el tempo y a la orquesta la tensión en la Sinfonía; brillante y gozoso fue el Coral, destacando los piccoli y el solista en particular.

El Coro a capella lució su buena preparación, librando el terrible hándicap de la mascarilla, lo justo en nº de las sopranos y el necesario aumento de color en los bajos, siendo mejor en el “Ave Maria” al poder sacar mayor volumen, pues el “Locus” es tan simple y puro que pierde tono al menor descuido; el “Ave verum” matizado, empastado, afinado y buen fiato, fue un ejemplo de buen gusto, siempre a la mano de Hahn. La OSCyL sólida como últimamente a pesar de los descansos en algunos atriles; el joven Hahn se entendió bien con ellos mostrando empatía y personalidad lo que, salvo en leve desajuste en la “Danza china” del “Cascanueces”, hizo más que notables sus intervenciones; como además los solistas están en imponente momento como probaron celesta en “el hada”, clarinetes y oboe dando misterio a la “Danza árabe”, flautas en “los mirlitones” y arpa, trompetas y trombones en el “Vals de las flores”, su prestación fue solvente.

Todo ello condujo al público más popular a expresar su plena satisfacción, remunerada con vibrante añadido del Alleluia del Oratorio El Mesías” de Haendel, acogido con total entusiasmo entre repetidos salidas y saludos. Una grata noche preludio de los buenos deseos para todo y entre todos.

José M. Morate Moyano

 

Coro de Valladolid / Jordi Casas

Orquesta Sinfónica de Castilla y León / Patrick Hahn.

Obras: J. S. Bach, A. Bruckner, F. Mendelssohn, W. A. Mozart y P. I. Chaikovski.

Sala sinfónica “Jesús López Cobos” en el CCMD de Valladolid.

683
Anterior Crítica / Deseos navideños de Ibermúsica - por Simón Andueza
Siguiente Crítica / Gran música para espirituales sentimientos amatorios - por José Antonio Cantón