Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - Carmen, coreografía de Johan Inger

A Coruña - 05/12/2019

Colaboración de la OSG con la Compañía Nacional de Danza bajo la dirección musical de Manuel Coves y la artística de Joaquín de Luz, con una selección de piezas musicales de Bizet, Rodion Shchedrín y Marc Álvarez, para la coreografía de Johan Inger, premiada en 2016 con el prestigioso Benois de Danse y que con una dramaturgia de  Gregor Acuña-Pohl, formado en Sevilla, en el Teatro de la Abadía de Madrid y en la École Philippe Gaulier, de Londres. Para el espacio escénico, la  aportación de Curt Allen, que se maneja con una escenografía clara y limpia de formas, compuesta por tres materiales y se sintetiza en nueve prismas móviles con tres caras cada uno, que mantienen los bailarines a través de la coreografía. En  el vestuario, destaca David Delfín, que se atiene a las pautas definidas por el director, primando la sobriedad, la atemporalidad y un acercamiento a la década de los sesenta.  Johan Inger, cuenta en sus raíces con formación en el Royal Sweedish Ballet School y en el National Ballet School, de Canada. Produjo espectáculos para el Nederlans Dans Ballet, Les Ballets de Monte-Carlo y nuestra Compañía Nacional de Danza. Recibió el Premio Lawrence Olivier  por Mellantid.  

Joaquín de Luz, director artístico de Carmen, pasó por la escuela de Víctor Ullate, antes de incorporarse en Nueva York al Pennsylvania Ballet, como solista-La Bayadera, Don Quijote, The Sleeping Beauty, o El lago de los cisnes-, y en 1997, con el American Ballet Theatre, en el que llegó a ser solista, en coreografías de Natalia Makarova y de Eugene Loring o Jerome Robbins y Lev Ivanov. Fue artista invitado  del Ballet Mediterráneo junto a Fernando Bujones. Grabó El Corsario con el American Ballet Theatre, que tuvo una importante divulgación, desde el Lincoln Center. A partir de marzo del año en curso, fue nombrado director de la Compañía Nacional de Danza.

Marc Álvarez, con piezas musicales creadas para esta coreografía, comenzó a componer para la danza a través de María Rovira, para la compañía Trànsit Dansa, a la que seguiría El salto de Nijinsky, mejor espectáculo de 2008. Vendrá después, con el Ballet de Carmen Roche, La niña farola, Lego´s y Destino/destino. Para esta Carmen, reconoce la deuda con Gregor Acuña, su dramaturgo, que le propuso probar la aventura con Johan  Inger, con resultados inmediatos en lo creativo. Johan tenía muy buen trato y gran sentido del humor. Marc a la hora de componer, precisa dos cosas: el sentimiento o la sensación que se quiere reflejar en la escena y el estilo en el que se va a hacer. Y tiene una obsesión, inspirar al coreógrafo. No es suficiente que la música les funcione, necesita que les guste de lleno. Si detecta que no es así, lo borra todo y empieza de nuevo. Con Inger fue sencillo desde el comienzo. Solamente un par de ocasiones, con uno de los solos de Don José y con lo que llamaron Torero´s World, en el segundo acto, tuvo alguna dificultad a la hora de llegar a algo que le gustara a él y a todos.

Rodion Shchdrín, alumno de Yuri  Shaporin y Nikolai Myaskovski, en el Conservatorio de Moscú, fue pareja de Maia Plisetkaia- la que fuera directora del Ballet Nacional de España- y destacó por la importancia de obras dedicadas a la danza y el ballet: El caballito jorobado, Anna Karenina o Lady with a Lapdog y La Gaviota. Su relación con la Plisetkaia- prima ballerina del Bolshoi-, le facilitó convertirse en el autor oficial, en un momento en el que el prestigio del régimen primaba el mundo de la danza. El músico supo responder con pericia a esas necesidades oficiales, con una música muy ligada a la tradición  rusa, tanto en sus argumentos  folklóricos, como en los típicos planteamientos formales, en una brillante orquestación colorista, tiznada de concesiones modernas. Con tales mimbres, nos queda una Carmen bien pertrechada cara a un público receptivo y predispuesto a novedades que rompen moldes. 

Ramón García Balado      

Carmen (coreografía de Johan Inger) / Compañía Nacional de Danza / Orquesta Sinfónica de Galicia / M. Coves.
Obras de G. Bizet, Rodion Shchedrin y Marc Álvarez.
Palacio de la Ópera, A Coruña.

Foto: Todos los integrantes de Carmen, tras la actuación.

301
Anterior Crítica - La culminación en puertas del año Beethoven
Siguiente Crítica - Callejón con una salida (ROSS)

Theme picker