Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - Bienvenida una nueva orquesta

Zaragoza - 25/02/2020

En la sala Mozart del Auditorio de Zaragoza, con un aforo que rozaba el completo, se presentó ante el público la Orquesta Clásica de España. La orquesta mostró su maestría y profesionalidad desde el comienzo del concierto con una exquisita interpretación de El Amor Brujo de Falla, con un comienzo lleno de energía y precisión, perfectamente conducido por su director titular Alberto Barranco. Excelentes fueron los matices y las sonoridades obtenidas por la orquesta en la obra del compositor gaditano, con especial delicadeza en el paso de sus pianísimos a la explosión sonora y bien controlada de la Danza ritual de fuego. Gran Finale, con el complicado pero excepcionalmente sostenido ritardando final.

Magnífico Pablo Sáinz Villegas en su interpretación del Concierto de Aranjuez. El prestigioso guitarrista, quien posee una técnica precisa y una sonoridad espléndida, ofreció una interpretación llena de fuerza y carácter en su primer movimiento, sentimiento y expresión en su segundo movimiento, lo que llenó de lágrimas los ojos de los asistentes, con ambas cadencias expresadas desde lo más hondo, haciendo hablar a la guitarra con una cuidada retórica, para dar paso seguido al gran tutti orquestal magistralmente conducido. El tercer movimiento mostró su carácter más galante con una cuidada articulación y fraseo. Sáinz Villegas mostró una especial unión con la orquesta, perfectamente conectado con su director y creando un delicioso diálogo entre ambos, con matices y equilibrios bien contrastados. Excepcional fue a su vez el bis ofrecido, la Gran Jota de Tárrega, cuyo virtuosismo deleitó al público asistente.

El concierto concluyó con otra obra maestra, la Sinfonía n. 41 de Mozart, donde la Orquesta Clásica de España mostró su excepcional nivel; con una impecable interpretación, una claridad de ideas temáticas perfectamente definidas y un equilibrio en tempos y dinámicas digno de la obra, controlado todo ello a la perfección por la maestría de su director, Alberto Barranco, y la excelencia de los profesores músicos de la orquesta. Destacable fue también la fuga final, mostrada con gran elegancia y finura, provocando el disfrute del auditorio.

Como bis, ofrecieron Aragón, de Albéniz, con una magnífica orquestación del concertino de la orquesta Jesús Ángel León, con gran ovación a la finalización del concierto. Un gran estreno de la Orquesta Clásica de España de lo que seguro será un gran futuro.

Iván Peirón Isar

Pablo Sáinz Villegas. Orquesta Clásica de España / Alberto Barranco.
Obras de Falla, Rodrigo y Mozart.
Auditorio, Zaragoza.

521
Anterior Crítica - Varvara: pianismo de Beethoven y Mussorgski
Siguiente Crítica - Javier Perianes, versatilidades brahmsianas

Selector de temas