Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Bálticos - por Luis Mazorra Incera

Madrid - 05/07/2023

Una selección de la Suite de los niños (Children’s suite) de Joseph Achron fue el objetivo marcado por el concierto del ciclo de cámara satélites de la OCNE en su último episodio protagonizado por el Ensemble Báltico cuyos miembros se citan en el faldón.

Una obra de múltiples miniaturas e imágenes para clarinete, piano y cuarteto de cuerda que, con aparente sencillez naive, propia de este género, fue garabateando en el espacio situaciones y figuras de un fértil imaginario infantil.

Era el remate a un amable programa que arrancaba con la transitada página Espejo en el espejo (Spiegel im Spiegel) de Arvo Pärt en una curiosa versión que compartían dos instrumentos melódicos en diálogo, clarinete y flauta en sol, con el piano habitual.

Una versión que aportaba, a la quietud y geometría de esta obra, una pizca de sutil ingrediente tímbrico extra.

Una introducción serena que, sin duda, ponía en situación a los presentes desde aquel espíritu Báltico críptico que iba ya a impregnar, con relativa mayor placidez, todo el concierto.

El obstinado y rítmico Combo Zed para flauta, clarinete, trío de cuerda y piano de Osvaldas Balakauskas fue un oportuno contraste. Insistente figuración rítmica que ponía la concertación y concentración de todos en una comprometida tesitura. El scherzo de esta supuesta macroforma de concierto.

La Meditación (Meditācija) de Pēteris Vasks, movimiento de su Cuarto cuarteto de cuerda, ofreció el clima inicial de un imaginado "tiempo lento" de esta macroforma, desde una intensidad y lirismo más acusados, antes de afrontar la autocomplaciente suite final de piezas infantiles citada.

Un concierto amable que se remató, ya en propina, con un meloso arreglo del Tchaikovsky más romántico.

Luis Mazorra Incera

 

Ensemble Báltico / Ángel Belda, clarinete; Álvaro Octavio, flauta; Elsa Sánchez, Pablo Martín, violines; Ewelina Bielarczyk, viola; Javier Martínez, violonchelo; Eduardo Fernández, Beatriz González Díez, piano.

Obras de Achron, Balakauskas, Pärt, Tchaikovsky y Vasks.

OCNE-SATÉLITES. Auditorio Nacional de Música. Madrid.

97
Anterior Crítica / Cuarteto Quiroga: Haydn, Bartók y Brahms - por Ramón García Balado
Siguiente Crítica / Las dos caras de una misma moneda - por Mercedes García Molina