Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Bach, Mendelssohn & friends (Bach-Vermut) - por Luis Mazorra

Madrid - 28/04/2021

En un crescendo paciente con pulso firme, flexibilidad en el fraseo y ajustado empleo de la registración, entró en materia el programa de Karol Mossakowski al órgano de las matinées de sábado que, bajo el epígrafe Bach-Vermut, organiza el Centro Nacional de Difusión Musical. Una obra recurrente, esta Pasacalle y fuga en do menor inaugural, llevada con fluidez y sus habituales puntos de contraste.

Siguiendo con el de Eisenach, su Quinta suite francesa escrita en el tono de la dominante de la página anterior, supuso un cambio de lenguaje, aún en esta versión al órgano ("Manualiter"). Concentrada alrededor de su Zarabanda, permitió una mayor libertad en el uso de registros plasmada, especialmente, en sus Gavota y agil Bourrée. El remate de una convincente Giga dio paso a su preludio coral Allein Gott in der Höh sei Ehr, pese a su natural modestia discursiva, de porte más organístico.

Sin dejar perder un segundo del que era, a priori, un amplio programa en este contexto, nos introdujimos en la Tercera sonata de Felix Mendelssohn. Una obra realizada con determinación que, tras su monumental fuga, arrancó justos aplausos furtivos, antes del anticlímax que supone su bonancible último movimiento.

De seguido, una nueva versión en este mismo foro, de las Variaciones serias de Mendelssohn, que no pueden evitar recordar su ascendencia pianística. Ya lo dije en su día. De destacar, los dos trémolos en octava del pedal, rematados desde el manual en forma un tanto lisztiana.

Una improvisación sobre temas del propio concierto, comenzando por aquel de las Variaciones y siguiendo con Bach, Coral y Giga, concluyó en forma imaginativa y misteriosa, para, en ostinato, progresiones y procesos cadenciales varios, dar con toda la potencia del órgano y teclados acoplados en un final en punta.

De propina, una nueva improvisación, más breve, a cuenta de pinceladas arpegiadas de la cabeza del tema de la célebre Badinerie de la Segunda suite bachiana para orquesta y, de base, no menos característica secuencia armónica, melódica y rítmica del Libertango de Astor Piazzolla en tono ya más relajado y popular... guiño final "españolista" incluido.

Luis Mazorra Incera

Karol Mossakowski, órgano.

Obras de Bach, Mendelssohn, Mossakowski y Piazzolla.

CNDM. Auditorio Nacional de Música. Madrid.

Foto: Karol Mossakowski / ©  Rafa Martín

179
Anterior Crítica / Pablo Sáinz-Villegas en el Auditorio, ¡bravo! - por Esther Martín
Siguiente Crítica / ¿Libres o presos... por la música? (Sinfonietta ESMRS) - por Luis Mazorra

Selector de temas