Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Armonía armenia y… Berberian - por Luis Mazorra Incera

Madrid - 21/06/2022

Los dos titulares, el del grupo, Ararat Ensemble, y el del programa, Las mil y una voces. Tributo a Cathy Berberian, nos dan, nos dieron este martes de canícula veraniega, sala de cámara y Auditorio Nacional, las dos claves que configuraron un interesante programa de Satélites-OCNE.

Dos claves estrechamente relacionadas, sí, dado el origen de la célebre cantante y, sobre todo, artista gigante, creadora y recreadora, Cathy Berberian. Un origen armenio, al margen de su nacimiento estadounidense, que delata de plano su propio apellido.

Un tributo, pues, a Armenia y a Berberian, combinados.

El Ararat Ensemble formado por los músicos que se citan bajo estas líneas, propuso cuatro piezas de enorme interés: los Temas de canciones populares armenias de Serguei Aslamazyan para abrir boca y crear la atmósfera necesaria, el más reciente Himno medieval armenio de Serouj Kadjian o, en el otro lado, la Stripsody de Berberian o, como esperado colofón, las celebérrimas Folk Songs (Canciones populares) pensadas para ella, para Cathy Berberian por su marido, Luciano Berio.

Un programa, pues, estimulante al hilo de una de las voces más valientes y trascendentales del rico panorama de la música contemporánea en el siglo pasado.

Los Temas de canciones populares armenias fueron la bella piedra de toque inicial. Ignotos timbres que exploraron regiones grave y media de las tesituras, sin eludir repentinos unísonos, explosiones rítmicas y peculiares cromatismos y portamentos o leves glissandi sujetos a cambios temáticos y un ánimo que, en cualquier latitud, sólo lo popular procura.

Melodismo "infinito" y una suave y original "armonía armenia" perfectamente versada por un cuarteto mixto (viento madera, flauta y clarinete, y cuerda al grave, viola y violonchelo). Temas de canciones cada cual más bello que el anterior.

Luces apagadas en el público y cenital en el escenario con los dos intérpretes, voz y violonchelo, y velas encendidas en proscenio para el díptico Himno medieval armenio en lenguaje paródico y recreado del extremo sagrado de la antigua cultura armenia.

La obra de Berberian Stripsody (Stripsodia o, si quieren… Tirapsodia) devolvió a la vida por un momento algo de aquello intransferible en el recuerdo, a través de esta obra propia en el "corazón" de este concierto.

Las comparaciones son odiosas, y más aún en arte o en tono de homenaje, como es el caso, pero no pude dejar de pensar durante esta última pieza, en Esperanza Abad y en el homenaje que, de largo, se merece (ahí queda eso…).

"I wonder, I wonder…": las Folk Songs eran la última propuesta, salvando la propina, en la que convergía este sentido programa. Todo un surtido de gusto exquisito en aquel lenguaje puesto al día por Berio, cantadas con específico carácter y expresiva sensibilidad por Rosa Miranda y el citado septeto instrumental Ararat.

Luis Mazorra Incera

 

Ararat Ensemble / Rosa Miranda, mezzosoprano; Pepe Sotorres, flauta; Ángel Belda, clarinete; Silvina Álvarez, viola; Joaquín Fernández, violonchelo; Sergio Menem, guitarra; Rafael Gálvez y Antonio Martín, percusión; y Jordi Navarro, voz y dirección.

Obras de Aslamazyan, Berberian, Berio y Kadjian.

OCNE-SATÉLITES. Auditorio Nacional de Música. Madrid.

271
Anterior Crítica / Una belleza atemporal - por Gonzalo Roldán Herencia
Siguiente Crítica / Bejun Mehta, Imperator - por Francisco Villalba