Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - Alexander Ullman: Schubert infrecuente (Santiago de Compostela)

Santiago de Compostela - 10/07/2019

Ullman, ganador del Primer Premio del XI Concurso Liszt de Utrecht, fue la revelación de este certamen compostelano, por el programa presentado. Un Haydn con el Andante con variaciones en La m. Hob XVII/6, integrado en el grupo de obras diversas, tras la serie de importantes sonatas, en una dedicatoria a Barbara (Babette) Ployel.  El autógrafo definitivo, lleva el título de Sonata y otra copia de ese año, le califica como Un piccolo divertimento, que resulta si cabe más preciso. La obra mantiene los principios de doble variación y fue voluntad servir como transición al Beethoven de la Sonata en La M. Op. 57 (Appassionata), para ubicarnos en este mundo del compositor, Rolland podrá ayudarnos en su apreciación: La Appassionata puede ocupar un lugar entre un fresco de la Capilla Sixtina y una tragedia de Corneille, pertenece a la misma familia. Es el desencadenamiento de las fuerzas elementales de las pasiones, de la locura de los hombres y de los elementos. Ullman puso los argumentos esgrimidos ya desde el Allegro assai, con un respiro comedido en el Andante con moto.  

Chopin y la Sonata en Si b m. Op. 35,  con un movimiento como la Marcha fúnebre, que  también inspiró a compositores posteriores y entre ellos, alguien tan respetable como György Ligeti, uno de los bastiones de la vanguardia actual, quien no dudará en recurrir a él para dar cuerpo a la segunda de las Tres piezas para dos pianos, que vieron la luz en 1976, con el título de Selbstportrait mit Reich und Riley (Und Chopin ist auch dabei).  Prueba de resistencia para el intérprete y con irreprochable enfoque, con un Finale avasallador entre los tresillos de octavas al unísono de ambas manos.

El Liszt, precisamente, de las transcripciones y paráfrasis irresistibles, desde las realizadas al pie de la letra de sinfonías de Beethoven o la obertura del Tannhauser wagneriano, a las arias operísticas y los lieder de Schumann y Mendelssohn o los schubertianos, con un total de cuatro.  Ellens Gesang III D. 839, el célebre Ave Maria, marcado por una voluptuosa ternura. In der Ferne D 957, sobre la poética de Rellstab, al que descubrirá por mediación de Schindler y que por el estado de ánimo que nos embarga, nos aproxima al Winterrreise. Der Wanderer D. 649, (El viajero), uno de los lieder por excelencia, tan apreciado como Erlkönig o Die Forelle, precisamente, el lied que completa la serie de piezas en preferencia de esta sesión. El viajero no puede evitar el mostrarnos su estado taciturno.

El ánimo al que dará extensión e el Winterreise, por lo que no salimos de una febril obsesión. Die Forelle D. 550 (La trucha), por su naturalidad y sencillez, acabará dando argumentos para un posterior desarrollo en el conocido quinteto que lleva el mismo nombre. El resultado, una trasposición que resultará una forma de Impromptus, en donde la idea de los lieder se transfiguran.

Ramón García Balado

Alexander Ullman (piano)
Obras de F.J. Haydn, L.van Beethoven, F. Liszt y Chopin.
IX Festival Internacional de Peregrinos Musicais
Teatro Principal, Santiago de Compostela


Foto © Kaupo Kikkas

324
Anterior Crítica - Tres culturas, un solo corazón (West-Eastern Divan-Barenboim)
Siguiente Crítica - Liturgia y paraliturgia (Ciclo El canto de Polifemo)

Selector de temas