Música clásica desde 1929


Un punto de encuentro de actividades musicales con artistas, instituciones y gestores


Pure Maria Callas - Warner Classics

Maria Callas como nunca se había escuchado antes

agosto 2014

Warner Classics presenta el proyecto más ambicioso que se ha llevado a cabo con el catálogo de Maria Callas: un revolucionario trabajo de remasterización que aglutina todas sus grabaciones con una calidad sonora incomparable. Por primera vez en la historia, un equipo formado por los mejores ingenieros de sonido de los legendarios Abbey Road Studios (donde ella misma, entre otros grandes, grabó parte de su legado) ha seleccionado los mejores masters originales para otorgarles la máxima calidad y profundidad sonora, convirtiendo estas grabaciones en el testamento más relevante de la estrella de ópera más grande de todos los tiempos.

The Complete Maria Callas Edition es una espectacular caja con 39 óperas, (en total 69 CDs), que recogen grabaciones entre 1949 y 1969. Esta edición incluye un lujoso libro con correspondencia de “La divina”, fotos inéditas y una amplia biografía. La primera caja se publicará el 23 de septiembre. Estos 39 álbumes serán además publicados individualmente en tres fases diferentes (los 19 primeros el 23 de septiembre, 10 álbumes el 21 de octubre y los 10 últimos el 11 de noviembre).

Pure Maria Callas

Pure Maria Callas es la nueva compilación que reúne en un solo CD una selección de las mejores y más exitosas arias remasterizadas, ofreciendo al oyente una calidad sonora inigualable, “como nunca se había escuchado antes”. Este recopilatorio estará a la venta en CD y Digital a partir del 23 de Septiembre.

Aunque ha transcurrido mucho tiempo desde que en septiembre de 1977 falleciera Maria Callas con tan solo 53 años (nacida como Ana Maria Cecilia Sofia Kalogeropoúlou en Nueva York, el 2 de diciembre de 1923 y fallecida en París el 16 de septiembre de 1977), hoy en día continúa siendo considerada icono y referente. Callas es la gran diva operística, toda una celebridad que destacó por su exquisito estilo y elegancia. La soprano griega, nacida en América, fue capaz, en su corta pero trascendental carrera, de revivir el bel canto y es reconocida como la cantante que ha definido la ópera en el siglo XX, sin perder en ningún momento su lugar entre los artistas clásicos con más ventas en el mundo discográfico.

Con el lanzamiento Callas Remastered - The Complete Studio Recordings, los amantes de la ópera podrán escucharla como nunca antes la habían escuchado. Warner Classics es ahora la propietaria del catálogo oficial de las obras de Maria Callas, este conjunto de 69 CDs deluxe contienen todas las grabaciones de estudio que realizó entre 1949 y 1969 para Emi/Columbia y el sello italiano Cetra.

Utilizando las cintas-masters originales de mayor calidad, cada grabación ha sido meticulosamente remasterizada en sonido 24-bit/96kHz en los Abbey Road Studios, toda la colección ha sido tratada con el mayor cuidado.

Pensada y concebida como la más completa y definitiva edición para el coleccionista, Callas Remastered presenta cada CD individual de ópera o recital con  su arte final original. Esta caja deluxe también contiene un libro de 136 páginas (los libretos de ópera y los textos de las arias se proporcionan en un CD-ROM) en orden cronológico con ensayos, biografía, fotos inéditas y reproducciones de cartas escritas por Maria Callas al equipo ejecutivo de la Emi y muy especialmente a Walter Legge (mítico productor discográfico y esposo de Elisabeth Schwarzkopf, con el que en 1953, en Florencia, Maria Callas hizo su primera grabación comercial para Emi, Lucia di Lammermoor; su última grabación y ópera completa fue en 1965 en París, una segunda versión de Tosca).

La colección también contiene óperas inacabadas y grabaciones completas de las óperas menos habituales de su repertorio, como Manon Lescaut y Carmen. Un productor  especializado como Andrew Cornall, ganador de un premio Grammy,  fue el responsable del proceso de remasterización del proyecto. Cuando Robert Gooch, ex ingeniero de sonido que trabajó en el pasado con Callas en varias de sus grabaciones, escuchó algunos de los tracks recientemente remasterizados, declaró: "estoy total y absolutamente impresionado, esto es toda una revelación; he estado a punto de llorar al escuchar en estas grabaciones la voz en “Casta diva".

G.P.C. / WARNER

Un volcán en permanente erupción

Tal vez el lector no lo recuerde, o puede que alguno que hile muy fino sí, pero este fue el título que nuestro colaborador, el llorado Gonzalo Badenes, quiso ponerle a su artículo dedicado en la sección “Voces”, que aún sigue dándonos cada mes el análisis de un cantante, que dedicó en aquella ocasión a Maria Callas, hablamos de septiembre de 1997. Estoy seguro que mi tocayo se hubiera entusiasmado con la calidad sonora de estos registros, que pueden comprobarse en un disco muestra (sampler), en el que los primeros compases de cada aria vienen ejemplificados. Primero se escucha un extracto de la nueva remasterización, a continuación se escucha el mismo fragmento con una remasterización antigua para que el oyente pueda experimentar la diferencia. Por último se escucha la pieza completa remasterizada, por lo que la comparación del audio es fresca y la memoria no tiene que dudar de si este o aquel era mejor: en menos de treinta segundos se comprueba que lo que está remasterizado ahora es de una calidad superior y permite descubrir nuevos secretos en estas grabaciones míticas.

Por ejemplo, en la Muerte de Isolda (en italiano algo tan poco wagneriano como “Dolce e calma”), en el laborioso proceso de búsqueda de las mejores fuentes y  masters posibles, Warner (que no Wagner) encontró un coleccionista privado que poseía una rareza, una copia prístina de esta música del sello Cetra de 78 r.p.m., en laca. En Abbey Road se realizó cuidadosamente la nueva transferencia. Esta particular laca tiene menos superficie swish que el prensado de la anterior remasterización, por lo que el audio es mucho mejor. Esta Callas es del año 1949, cuando, según Badenes, “acababa de cantar Isolda y Turandot en Venecia, incorporando en Florencia su primera Norma. Durante esos años, 1948 y 1949, se centró en el repertorio dramático (Tristan, Turandot, Forza, Aida), interpretando también a la temible Abigaille de Nabucco y grabando en Turín sus primeros discos con arias de Wagner y Verdi”. Lo que Gonzalo Badenes no supiera no lo iban a saber antes los de Warner, pero estos han encontrado el original de aquella grabación y el resultado es sorprendente.

Otro caso muy especial es el de “Ecco, il velen di Laura”, de La Gioconda de Ponchielli, en una grabación de 1952. La anterior remasterización se realizó en 1960 de copias de cintas analógicas del World Record Club, que contenían varias anomalías, incluyendo una notable reverberación. En la nueva remasterización de  2014 se ha eliminado esta excesiva reverberación, las nuevas transferencias han sido realizadas de una generación de cintas Cetra anteriores, halladas en el archivo Warner en Italia. De 1952 y Callas, Gonzalo Badenes nos dice: “realizó su debut definitivo en La Scala en diciembre de 1951 con I Vespri Siciliani; actuaciones en la Royal Opera House de Londres y especialmente su interpretación de los papeles de Norma, Lucia, Violetta y Medea, marcaron los comienzos de la gloriosa década de los cincuenta”. Como estas, son decenas los ejemplos de mejoras en la restauración sonora.

La voz, la mujer

Cómo es la voz de esta señora, de la que se ha hablado tan acertadamente en RITMO. Veamos. De nuevo Gonzalo Badenes, acerca de unas clases magistrales, afirmó que “Maria Callas, mater de la moderna interpretación dramática, es también la magistra de las esencias superiores que informan la tragedia teatral y musical” (febrero de 1996). Por su parte, Arturo Reverter, en un estudio titulado “Ángeles inalcanzables”, escribió que “cuando hablamos de soprano múltiple, surge de inmediato el nombre de la griega, voz inclasificable o, si se quiere, clasificable en diferentes apartados: se movía por igual en el terreno de la soprano ligera (Amina), lírico-ligera (Gilda) o lírica (Lucia, Elvira de I Puritani), todas ellas de coloratura; iluminaba la literatura spinto (Tosca, Margarita de Mefistofele, Butterfly, Magdalena de Chénier), dramática (Turandot, Aida, la versión italiana de Brunilda, Lady Macbeth), o drammatica d’agilità (Elena, Abigaille, Armida de Rossini, Norma). La voz sabía ser dulce y persuasiva. La extensión y la flexibilidad eran proverbiales” (marzo de 1998).

“Callas convenció al mundo operístico de que el bel canto no era solo belleza sonora y de línea, sino también drama y teatro”, aseguraba Ángel Carrascosa Almazán, mientras que Jesús Trujillo Sevilla, en el mismo número de marzo de 1998, afirmaba que “de escoger a la mejor soprano del siglo XX, sin cavilar demasiado, uno acaba respondiendo que fue la soprano greco-americana, aunque tenga también otras escogidas”. Concluyendo, un gran experto en voces y canto, Fernando Fraga, en un tono muy íntimo, escribió también en marzo de 1998: “En la adolescencia cayeron en mis manos dos discos de Maria Callas, de 45 r.p.m., con fragmentos de Lucia y Tosca. Aquella voz de graves cavernosos, agudos percutantes y con una forma de transmitir la palabra cantada que penetraba en el alma de aquel neófito, me despertó un sinfín de inexplicables emociones”. Esto es lo que posiblemente sientan los lectores que escuchen a esta “nueva” Maria Callas, emoción, labrada tras una calidad sonora antes nunca vista.

G.P.C.

Para + Info de la edición haga clic en: Pure Callas - Warner Classics

3179
Anterior Entrevista con Antonio Moral, director del CNDM
Siguiente Ciclo Internacional de Órgano de Torreciudad