Música clásica desde 1929


Un punto de encuentro de actividades musicales con artistas, instituciones y gestores


Por favor, enciendan sus teléfonos móviles

(Londres - Huawei Unfinished Symphony)

Marzo 2019

De ser un enemigo del necesario silencio de un concierto, el smartphone se ha convertido repentinamente en un aliado. Ha pasado del bando de los malos al de los buenos. Y gracias a Huawei, el gigante asiático de la tecnología, que ha diseñado, en su modelo Huawei Mate 20 Pro, un sistema que en el uso de la Inteligencia Artificial (IA), se beneficia directamente de la potencia de procesamiento de la NPU dual (Unidad de Procesamiento Neural) del smartphone Huawei Mate 20 Pro, diseñado específicamente teniendo en cuenta actividades basadas en la IA. A partir del timbre de los instrumentos (la orquestación, las texturas), la armonía y el compás (el ritmo) del primer y segundo movimiento de la Sinfonía Inacabada de Schubert, el modelo de IA generó la melodía para los “nuevos” movimientos tercero y cuarto, hasta este momento inexistentes. Posteriormente, Huawei trabajó con el compositor Lucas Cantor para organizar una partitura orquestal coherente, sin alejarse en exceso del espíritu de la Sinfonía Inacabada.

Todo esto ocurrió en Londres, en el Cadogan Hall, ante periodistas y algunos críticos de todo el mundo, con la presencia del propio Lucas Cantor junto a los directivos y responsables de Huawei: Walter Ji, Arne Herkelmann y Andrew Garrihy.

En 2019 todo indicaba que los coches volarían y que nos alimentaríamos con píldoras súper energéticas. Pero en 2019 los coches siguen por el asfalto y el fish and chips que almorcé en Londres no ha cambiado del de hace cincuenta años (ni para bien ni para mal, como dijo Oscar Wilde, “para comer bien en Londres, hay que desayunar 3 veces…”). Pero nada indicaba hace tiempo que el aparatito en el que posiblemente esté usted leyendo este artículo se ha hecho imprescindible en nuestras vidas, de tal modo que si Schubert viviera hoy, intercambiaría por WhatsApp su información privilegiada sobre la última schubertiada o pediría un poema a su poeta favorito para poner música.

Con este avance tecnológico sin precedentes, Huawei ha hecho soñar al robot, que ya no sueña con ovejas eléctricas, como en aquel relato de Philip K. Dick. Según un algoritmo dado, el procesador y la AI de este Huawei Mate 20 Pro pueden escribir música que antes no ha sido pensada por el ser humano. ¿Era esto imaginable? ¿Hay sensibilidad o es una consecución de fórmulas diseñadas para que la AI cree música bajo un programa dado? ¿Pero es esta la pregunta que hay que hacerse ante la necesidad de concluir lo que ya estaba concluido? Hablo de Schubert, de su inefable Sinfonía n. 8, la Inacabada.

Por recordar algunas obras que se hayan reconstruido de Schubert, todas con base en esbozos dejados por el compositor (sin contar las numerosas obras para piano), tenemos estas: Fragmentos sinfónicos en re mayor D 615, Fragmentos sinfónicos en re mayor D 708 A (ambos grabados, entre otros, por Mackerras y Marriner) y la reconstrucción de la Sinfonía n. 10 D 936 A. Pero en todos estos casos, Schubert dejó migas…

En el caso de la Inacabada, quedó así porque Schubert seguramente la vio perfecta con dos movimientos (circunstancias vitales aparte, como su enfermedad que le llevó a la muerte), en lugar de los cuatro habituales de la sinfonía clásica (y como el lector sabrá, el número de cuatro movimientos, incluso ya con Beethoven en la Pastoral comenzó a “quebrarse”), estructura que se disolvió conformé avanzaba el siglo XIX.

Entonces, qué decir de este invento… El logro no es darle dos movimientos más a esta Sinfonía, porque no los necesitaba; el logro es que Huawei haga música (basada en los dos primeros movimientos, pero sin el espíritu trágico y humanidad de estos, hay un abismo una vez acaba el segundo y “último” y se accede al “nuevo” tercero) con un smartphone.

Es un postizo sinfónico que no funciona, pero este no ha sido el verdadero espíritu del acontecimiento, que llamado Unfinished Symphony refleja perfectamente la naturaleza de la tecnología y la Inteligencia Artificial, que no acaba nunca y que no puede darse por definitiva. En tecnología y muy concretamente en el mundo de los smartphones, lo que hoy parece el no va más, mañana está anticuado…

Como asistente al acto, repleto de influencers, youtubers, bloggers, gente muy guapa y menos gente de la música, Huawei sabía perfectamente que la tecnología y “dejarse ver” son dos armas que se entrelazan muy bien, aunque muchos de los allí presentes no hubieran escuchado una sola nota de Schubert antes del concierto. Y las que escucharon, las de Schubert, sonaron bien hechas, pero sin personalidad, mientras que las nuevas notas de Schubert, las que Huawei ha elaborado, sonaron más como una música cinematográfica que otra cosa. Y quizá sea esta la reflexión, que la tecnología superará con creces a la ficción.

por Gonzalo Pérez Chamorro

https://consumer.huawei.com/uk/campaign/unfinishedsymphony/

https://www.youtube.com/watch?time_continue=2&v=GcFkoTUraMM

Foto: Un momento de la interpretación en el Cadogan Hall por la London Session Orchestra del evento organizado por Huawei.

361
Anterior Opera Rara Festival de Cracovia
Siguiente Natalia Ehwald

Selector de temas