Música clásica desde 1929


Un punto de encuentro de actividades musicales con artistas, instituciones y gestores


Nobuko Imai

La inspiración de la viola

Diciembre 2022

El Conservatorio Superior de Música de Canarias (CSMC) celebró en septiembre la quinta edición de Tenerife Viola Masterclass, que contó con el apoyo de Fundación MAPFRE Guanarteme, el Auditorio de Tenerife y el Festival de Música de Canarias, una edición donde nuevamente participó la reconocidísima violista Nobuko Imai. En esta entrevista para RITMO, motivada por Tenerife Viola Masterclass, encuentro donde además concurrieron músicos como Garth Knox, Veit Hertenstein, Macarena Pesutic, Julia Gartemann, Marco Rizzi, Ana Liz Ojeda, Enrico Bronzi, Javier Lanis, Minze Kim y Benito Cabrera, nos habla de su amor por la música de Takemitsu, “siendo japonesa siento un afecto especial por Toru Takemitsu; tuvimos la oportunidad de conocernos hace mucho tiempo, en Aldeburgh. Aunque Takemitsu no suele emocionarse de esta manera, lloró al escucharme tocar la Elegía para viola sola de Benjamin Britten”, afirma la violista, que además nos habla de sus grabaciones discográficas y la inspiración que representan para ella o “la espontaneidad necesaria en el proceso de enseñanza”, entre otros temas tratados en esta entrevista a modo de una amistosa charla entre Macarena Pesutic, Directora Artística de Tenerife Viola Masterclass, y Nobuko Imai, la pura inspiración de la viola.

¿Hay alguna obra que ocupe un lugar especial en su repertorio?

Siendo japonesa siento un afecto especial por Toru Takemitsu. Tuvimos la oportunidad de conocernos hace mucho tiempo, en Aldeburgh. Aunque no suele emocionarse de esta manera, lloró al escucharme tocar la Elegía para viola sola de Benjamin Britten. A partir de ese momento nos hicimos amigos y decidió escribir A String Around Autumn, una obra bellísima donde se puede escuchar y sentir el viento, los árboles y la caída de las hojas en otoño. Luego compuso A Bird came down the Walk, una obra corta para viola y piano, que no está compuesta en forma sonata, más bien es una improvisación sobre un tema que se repite en diferentes tonalidades, descriptiva, donde puedes escuchar la presencia o la ausencia del pájaro, el elemento principal, en cada momento. Es una obra de estructura simple, impresionista, con un toque japonés, que describe por sí misma la característica más bella del arte japonés, la simplicidad. Tiene un tipo de coda muy nostálgica y romántica, llena de emociones, como un poema corto. Estas son las dos obras que realmente adoro.

Con su impresionante discografía, que incluye grabaciones para Bis, Chandos, Sony, Hyperion o Philips, ¿nos puede describir su proceso de grabación?

Al entrar en la vida profesional estamos completamente solos, nadie te va a decir nada a menos que realmente lo pidas. Yo puedo juzgarme a mí misma cuando estoy tocando, pero no puedo escucharlo todo a la vez, por eso, las grabaciones se convirtieron en mis profesores. El micrófono puede decirte si eres aburrido, si no estás afinado, si estás haciendo mal el ritmo, si estas articulando mal o el sonido no es de calidad, lo que sea, puedes escucharlo todo. Las grabaciones me hicieron crecer, porque tengo un oído muy atento cuando me oigo objetivamente en una máquina. Al grabar, de alguna manera tengo que hacer música de forma mucho más clara, más bella, más libre y con más fantasía. Al escucharme, surgen muchas ideas que me llevan a rehacer mi interpretación. De este modo, he hecho más de cuarenta discos y cada uno tiene su historia, ninguna fácil. Cuando no tienes inspiración obtienes un resultado técnicamente correcto y musicalmente poco interesante. Debo sentirme emocionada, feliz de tocar y volcar toda mi imaginación para que realmente funcione, de lo contrario una puede verse estancada durante el proceso de grabación. Cuando esto me sucedía, me iba a casa, hacía otras cosas y volvía al día siguiente. Curiosamente, en la primera toma lo lograba, el sonido era diferente. Siempre necesitas tener algún tipo de inspiración en tu cabeza, antes de subir al escenario también debemos tener algo que decir a los oyentes. Cada grabación ha sido un desafío y aunque ninguna fue fácil, me enseñaron a ser músico.

Viendo el desarrollo y la carrera de muchos de sus alumnos, usted tiene un don especial para impulsar y descubrir al lenguaje y la personalidad musical de cada uno de sus estudiantes. ¿Qué significa la enseñanza para usted?

Para enseñar tengo que estar motivada y emocionada, de manera que la energía vaya directamente al estudiante. Si no encuentro esa motivación, probablemente no pueda enseñar bien. Esto es muy personal y es mi filosofía para transmitir los conocimientos. Cuando estoy enseñando está ocurriendo directamente una transferencia de energía, si yo no consigo emocionarme tocando, ¿cómo puedo emocionar al alumno? Por otra parte, no tengo ningún patrón o sistema de enseñanza, de alguna manera siento lo que el alumno necesita. Puede necesitar nueva información o estímulo, o quizás solo tiene que estar más atento a su propia forma de pensar y aprender, o tal vez su actitud no es la correcta en el proceso de desarrollo musical. Simplemente lo siento, es un proceso muy instintivo, porque como comentaba anteriormente, no tengo un patrón establecido.

¿Lo describiría como un proceso intuitivo?

Exacto, yo les doy ideas, hablo de fantasía musical y veo cómo reaccionan para luego decidir si continúo por ese camino o cambio el enfoque. Son decisiones que tomo en el momento, porque para mí la espontaneidad es necesaria en el proceso de enseñanza. Es un proceso muy sutil que sientes en el aire, observando las reacciones de mis alumnos, sus caras. De alguna forma es como una apuesta, no sabes realmente cómo saldrá. Es un proceso emocionante y por este mismo motivo, es un proceso que disfruto mucho. Pienso que es un deber enseñar y transmitir tanto mis experiencias como mis conocimientos a las nuevas generaciones. Cada músico debe transmitir sus conocimientos de la mejor manera posible.

Tenerife Viola Masterclass ya va por su quinta edición. ¿Qué la llevó a impulsar y participar en este festival?

Tengo plena confianza en su directora artística, quien fue mi alumna y a quien considero mi amiga. Esto me permite disfrutar de un sueño: un proyecto dedicado a la viola que crece año tras año. Disfruto planificando cada edición, con cada nuevo proyecto, recibiendo a alumnos y a profesores de todo el mundo. Por un accidente que me impidió viajar, este año solo pude participar dando clases magistrales de forma online. Espero la edición del próximo año para estar allí.

¿Qué les diría a las nuevas generaciones de músicos?

En nuestra vida cotidiana nos encontramos con muchas cosas y a veces no las notamos porque no miramos atentamente, no nos damos el tiempo suficiente para sentir. Todo lo dejamos ir y por eso no notas nada. Creo que eso es una lástima, porque en cada día de la vida hay una sorpresa, algo bellísimo, algo nuevo o simplemente aquello que has vivido nunca volverá ocurrir de la misma manera. Recuerdo el último día de mi estancia en el Festival de Marlboro de este año, en Estados Unidos. Estaba tan absorbida por la belleza de las estrellas en la noche, de la caminata, que incluso el haber sufrido un pequeño accidente que me rompió un pie solo es un detalle cuando recuerdo mi sensación al observar el cielo de noche y la impresión que me causaba. En el mundo actual coexisten muchas cosas a la vez y nosotros, como personas, intentamos reconocerlas, absorberlas, sentirlas, tocarlas, pero todas pasan muy rápido. Creemos que no tenemos tiempo, pero la verdad es que siempre tenemos tiempo. Si tienes algo que hacer, tómate el tiempo para digerirlo y poder sentir algo, no puedes hacerlo todo en unos minutos. La manera de vivir ha cambiado mucho a lo largo de los años, por eso creo que para los jóvenes de ahora tal vez sea un poco más difícil encontrarse a ellos mismos. Hacer todo rápido para intentar ser exitoso, no significa nada, no se queda contigo. Por eso creo que es importante encontrar realmente lo que te gusta y atenerte a ello, disfrutarlo y saborearlo, para luego convertirlo en tu alimento. Si aprendes algo rápidamente, tendrás más probabilidades de olvidarlo rápidamente también. Espero que en los próximos años el mundo no cambie demasiado, que no pase todo a ser automático. Por esta razón la música es importante, los pequeños detalles son los que marcan la diferencia y así es como debemos tocar, ninguna nota es igual a otra, ese es mi motor.

por Macarena Pesutic

www.tenerifeviolamasterclass.com

Foto: La violista Nobuko Imai participó en la quinta edición de Tenerife Viola Masterclass.
Crédito: © Marco Borggreve

53
Anterior Perry So
Siguiente Jesse Passenier