Música clásica desde 1929


Un punto de encuentro de actividades musicales con artistas, instituciones y gestores


Festspiele Mecklenburg-Vorpommern

Cita con la música en “el país de los mil lagos”

enero 2016

Los amantes de la música clásica y los bellos paisajes tienen una cita ineludible en el idílico entorno de Mecklenburg-Vorpommern, el Bundesland situado a orillas del mar Báltico en el extremo nordeste de Alemania. Con sus casi dos mil kilómetros de costa, elegantes balnearios y playas de arena blanca, el excepcional paisaje de verdes pastizales y parques, numerosos ríos, y profundos lagos conectados entre sí, históricos edificios, testigos mudos de un pasado feudal, antiguas abadías, casas señoriales, iglesias de ladrillo, palacios y ciudades portuarias hanseáticas con sus calles medievales, han convertido a Mecklenburg Vorpommern en uno de los principales centros turísticos alemanes de las últimas décadas, y al Festspielsommer, su festival de verano, en el tercer festival de música clásica más grande de toda Alemania (17 de junio-17 septiembre), que cada año, elige como salas de conciertos lugares tan insólitos como antiguos graneros, salones de baile o naves industriales, en uno de los favoritos de  cualquier melómano.

Del 11 al 20 de marzo, los Festspiele Mecklenburg-Vorpommern celebran su cita musical con el Festival de la Primavera (Festspielfrühling), en la isla de Rügen (la mayor isla de Alemania e importante destino de vacaciones para los berlineses de principios del siglo XX), bajo la dirección artística de los componentes del Fauré Quartett.

Advent & Neujahr

En invierno, los Festspiele Mecklenburg-Vorpommern celebran los conciertos de Adviento y Año Nuevo (Advent & Neujahr), desde el 4 de diciembre al 10 de enero.  Hablar de Advent en Alemania, es hablar de esas cuatro semanas anteriores a las fiestas navideñas, en las que la gente sale a la calle en plena noche, hace las compras prenavideñas, elige regalos, y enciende cuatro velas, una en cada domingo, que decoran iglesias, escuelas y hogares. A los alemanes les encanta pasear entre las casetas de madera de los ornamentados mercadillos de Navidad (Weihnachtsmärkte), entre brillantes luces de colores, el delicioso aroma a almendra garrapiñada, el vino caliente con especias y los diversos acordes musicales que suenan en estas invernales y frías noches.

Pero, sin duda, uno de los grandes atractivos de estas fechas, son los conciertos de Adviento y Navidad que se celebran por todo el país. Ni el frío, ni la nieve, fueron obstáculo para los entusiastas melómanos, que bien abrigados, acudieron a los conciertos de Adviento con Kit Armstrong, Alice Sara Ott, Armida Quartett, Ramón Ortega Quero o el ensemble barroco l’Ornamento, que tuvieron lugar en las caballerizas de la Gutshaus Stolpe y el Schloss Ulrichshusen.

Los conciertos de bienvenida al Año Nuevo (Neujahrskonzerte) se celebraron a orillas del lago Ulrichshusen, en la sala del reconstruido palacio renacentista que lleva el mismo nombre, y cuyo antiguo granero inauguró Yehudi Menuhin como sala de concierto en 1994. Con entradas agotadas, el violinista británico y futuro director musical de la Orquesta de Cámara de Zurich, Daniel Hope, acompañado por su pianista habitual con el que ha hecho numerosas grabaciones, el alemán Sebastian Knauer, ofrecieron dos “Conciertos-sorpresa” (Überraschungskonzerte), en los que mostraron una perfecta compenetración musical en el escenario, presentando con micrófono en mano e interpretando un original programa en torno al Leitmotiv “América”.

Un concierto en el que escuchamos las obras favoritas de Hope, entre otras, de compositores como Dvorák, Copland, Gershwin, Ravel y Eisler. El Hollywood Sound de Ben-Hur, La Lista de Schindler y ciertos guiños jazzísticos alla Grappelli en la interpretación de Summertime de Gershwin entusiasmaron al público asistente. Además, el pianista Sebastian Knauer realizó una excelsa interpretación de la Rapshody in Blue de Gershwin.

En definitiva, un concierto que el público ovacionó con largos aplausos, aplausos que  los músicos agradecieron añadiendo dos propinas para poner punto y final a este particular y exitoso concierto de Año Nuevo: Polo de Manuel de Falla y Hexenlied de Mendelssohn. Daniel Hope y Sebastian Knauer, que en palabras del Intendant del Festival, Markus Fein, “están tan vinculados a los Festspiele como el Ostsee a Mecklenburg-Vorpommern”, regresarán en agosto para conmemorar el 100 Aniversario de Lord Yehudi Menuhin, en el que Hope, que acaba de sacar al mercado su nuevo disco “My tribute to Yehudi Menuhin”, interpretará obras de Mendelssohn, Walton, Bartók, Bach y Enescu, ligadas a su Musical grandfather.

http://www.festspiele-mv.de/

Foto: El violinista Daniel Hope, acompañado por su pianista habitual, Sebastian Knauer, ofrecieron dos “Conciertos-sorpresa”.
Acred: Harald Hoffmann / Deutsche Grammophon 

Lorena Jiménez

1194
Anterior Radio Clásica, 50 años en las ondas.
Siguiente Maestro y discípulo: Tchaikovsky & Taneyev