Música clásica desde 1929


Un punto de encuentro de actividades musicales con artistas, instituciones y gestores


Entrevista #Ritmo978 / Nuno Côrte-Real

Abriendo puertas entre el rock y la sinfonía

Diciembre 2023

El compositor Nuno Côrte-Real, bien conocido en España tras su grabaciones Time stands still y Tremor, además de sus compromisos con orquestas como la Sinfónica de Castilla y León, acaba de publicar el álbum Rock Symphonies.

Parecían dos palabras separadas por un muro infranqueable, Rock y Sinfonía, pero usted ha conseguido unirlas en una… ¿Qué nos puede contar de Rock Symphonies?

Para mí siempre han sido dos cosas muy naturales ¡El rock de grupos como Pink Floyd, Supertrump, Genesis, Queen y las Sinfonías de Beethoven fueron de la mano durante toda mi adolescencia! Después vendrían las Sinfonías románticas y posmodernas de Brahms y Mahler, y todo el sinfonismo delirante de principios del siglo XX (¿cómo es posible que alguien conciba una obra lírica con una orquesta tan gigantesca como la Elektra de Strauss?...). La energía (pura) que encontramos en la música rock tiene la misma esencia que la que intento inculcar en mi propia música, ya sea a través del ritmo, el timbre o mediante armonías y melodías. Hay un cierto espíritu rockero en las Sinfonías de Beethoven, especialmente en la Séptima, donde el ritmo, la repetición y la obsesión motívica adquieren dimensiones casi irracionales, que en cierto sentido se asemejan a los fenómenos energéticos que se encuentran en la música rock. ¡Así debe escucharse la primera pieza de este CD, a través de este frenesí sonoro repetitivo, obsesivo e incesante! Las otras piezas varían mucho, pero todas encajan en mi deseo absoluto de liberación, una liberación creativa de cualquier determinismo estético actual o académico-institucional; ¡una especie de rebelión que también es muy evidente en muchos artistas de rock!

En RITMO hemos hablado con usted anteriormente de Time stands still y Tremor, anteriores grabaciones con sus obras. ¿Qué escalón ha ascendido en Rock Symphonies?

Este CD cubre alrededor de diecisiete años de mi trayectoria artística, desde 2001 hasta 2018; está lleno de muchas historias de vida, luchas, dolores, éxitos y fracasos. Por eso también todas las obras son diferentes y, cada una, en su propio estilo, articula estéticamente un determinado contexto de mi vida. Pero a todas les tengo el mismo cariño, un anhelo amoroso por un tiempo que ha pasado y nunca volverá; son la huella de este tiempo sin retorno, de esta persona que, aunque diferente, sigue siendo la misma, buscando a toda costa la libertad perdida que el secondo novecento trajo a la música contemporánea. Este es un CD de perseverancia artística, de viajes y de lucha. Una lucha que quiero que brille en la energía sonora que recorre las cinco obras aquí grabadas. En cierto sentido, este conjunto de cinco obras sinfónicas forman un manifiesto que apela a la libertad estética y creativa, a la idea filosófica y paradójica de que la única disciplina posible es la de la libertad.

Ha pasado del Ensemble Darcos a toda una orquesta sinfónica, en este caso la Sinfónica de Milán. ¿Abre más posibilidades al compositor disponer de toda una orquesta sinfónica?

Antes de responder a la pregunta, debo decir que fue un gran placer y un honor poder grabar este CD con una orquesta tan especial y distinguida como la Sinfónica de Milán. Y también debo agradecer a todos los músicos la increíble disponibilidad que demostraron, tocando con la máxima energía hasta el último minuto, ¡algo difícil en las grabaciones porque siempre resultan agotadoras! La escritura sinfónica ofrece más posibilidades de color y timbre y, como afirma Rimsky-Korsakov en su tratado sobre orquestación, orquestar es componer, pero la esencia de la composición debe ser siempre la misma: la de la música de cámara. Esta es la mayor enseñanza de Mahler, quizás el mayor legado que nos dejó, revelar cuanto sinfónica puede ser la música de cámara y cuanto camerística puede ser la música sinfónica. Como profundo admirador de Mahler, me gusta especialmente pensar de la misma manera, por eso siempre busco esta dicotomía instrumental, tanto en mis obras sinfónicas como de cámara. Pero, en realidad, también es un tema dramático, con una trama sentimental, porque, por supuesto, sesenta músicos producen una masa de sonido que cuatro o cinco nunca podrían poseer, y este aspecto dicta claramente el carácter, o la forma en la que la música se nos presenta… Y aquí volvemos a la primera pregunta, porque precisamente podemos encontrar otro puente estético (y estilístico) con el rock... En este caso el sinfónico (el rock sinfónico) que tanto se popularizó en los años setenta, y del que también bebí mucha inspiración en mi adolescencia.

Nuno Côrte-Real a día de hoy es uno de los nombres más interesantes de la creación actual… ¿Qué ha cambiado en su música con la de aquel joven compositor que estudiaba en el Conservatorio de Lisboa?

La libertad. Estoy enormemente orgulloso de mi Op. 1 (un Trío para voz, clarinete y piano que fue compuesto en 1995, en mi último año en Lisboa); me veo en todas sus notas y las siento como las sentí en su momento, me asombra su fuerza dramática (está basada en un poema de Fernando Pessoa), pero esta obra es el reflejo de una mente académica, comprometida y leal a una herencia estética específica: la del secondo novecento. Todo mi camino hasta ahora ha sido liberarme de ese espíritu académico y de esa herencia estética que, a pesar de poseerla y respetarla, hoy se revela anacrónica e inútil.

Rock Symphonies parece remitir a gente como Frank Zappa, ¿hay que acercar los puentes musicales y romper las barreras que separan unos y otros géneros?

¡Sí, sin duda! En mi opinión es el único camino posible, ¡y creo que es un camino maravilloso! Es curioso porque a veces se habla del mundo del pop o del jazz, cuando tal o cual artista cruza diferentes estilos e incorpora, por ejemplo, la música clásica a sus obras, dando la idea de que son los aventureros contemporáneos, pero me parece que lo que muchas instituciones no se dan cuenta (especialmente las clásicas), es que hay un mundo que está surgiendo cada vez con más fuerza hecho por artistas clásicos que precisamente crean universos sonoros revelando maravillosos puentes entre la música clásica y otros estilos, como el pop, el tradicional o el jazz, pero desde la perspectiva opuesta. Éste es mi camino, y a mis oídos nada parece malo, nada parece feo, nada parece oscuro; en cambio, toda música tiene valor y en toda ella debemos buscar la belleza y profundidad que posee, en mayor o menor medida. De esta búsqueda incesante debe surgir la música del futuro, universal, bella y profunda. Y también la música de cine, que es cada vez más un nuevo universo sonoro, en el que también estoy involucrado y que sin duda nos traerá muchos descubrimientos y aventuras insólitas. Por eso me comprometo, creando puentes y destruyendo barreras, abriendo al máximo mis oídos y mi alma, atento a la más pequeña sensación, sea cual sea y con quien sea.

por Blanca Gallego

 

Rock Symphonies / Nuno Côrte-Real
https://www.youtube.com/watch?v=TZ3k8iqIpvI

https://solo-musica.de

 

Foto: Nuno Côrte-Real acaba de publicar el álbum Rock Symphonies en el sello Solo Musica.

23
Anterior Reportaje #Ritmo978 / Tenerife Viola Masterclass
Siguiente Entrevista #Ritmo978 / Infinite Refrain: Music of Love's Refuge