Música clásica desde 1929


Un punto de encuentro de actividades musicales con artistas, instituciones y gestores


Atilla Aldemir

Pasión por la viola

Diciembre 2019

También violinista, en este CD “Passion”, Atilla Aldemir ofrece una serie de obras para la viola, otro instrumento por el que siente la pasión que da título al CD grabado para GWK Records. A la vez que interpreta obras mayores de Shostakovich, Brahms o Franck, junto al prestigioso pianista Itamar Golan, el violista ofrece también tres obras para viola sola de Vieuxtemps, Necil Kazim Akses y Troja de Halit Turgay, compuesta expresamente para Atilla Aldemir.

Es también violista además de violinista… ¿Se puede estar casado con dos instrumentos y contentar a ambos…?

Bueno, supongo que la respuesta es la “pasión” que se tiene por lo que haces. Admiro enormemente el sonido de ambos instrumentos, la profundidad y el sonido meloso de la viola y el sonido pasional del violín. Y adoro llegar a los corazones de mi público a través de estos diferentes sonidos.

En este CD “Passion” para el sello GWK hay tres obras mayores, tres Sonatas fundamentales. ¿Por qué estas y no otras?

Quise tocar tres obras tardías de tres grandes compositores que hubieran compuesto para la viola (o un arreglo para la misma), como son Shostakovich, Franck y Brahms. La Sonata para viola y piano Op. 147 de Shostakovich es su última obra, completada en julio de 1975, pocas semanas antes de su muerte. Cesar Franck compuso su Sonata en 1886, cuatro años antes de su muerte y Brahms lo hizo en 1894, tres años antes de su muerte. Estas tres obras son creaciones postreras que muestran su profunda madurez. Siempre me he sentido muy conectado con estas músicas.

¿Qué violas ha empleado para esta grabación?

He tocado las tres Sonatas con la viola construida por Zanetti Pellegrino en 1560, la cual ¡tiene casi 460 años de antigüedad! Y las obras para viola sola de “Passion” con una viola reciente y moderna realizada en 2016 por el gran lutier Alexandre Breton en Berlín. He querido presentar estas diferentes sonoridades en orden, para ofrecer diferentes experiencias durante el tiempo de la audición al oyente.

Como uno de los músicos turcos más importantes del momento, aunque usted reside en Alemania, ¿cómo es la situación cultural en su país?

Como usted sabrá, Turquía es el puente entre el Oeste y el Este, asentada a la vez en el continente europeo y asiático. Tiene una enorme riqueza cultural gracias a miles de años de historia y patrimonio. Le voy a citar un ejemplo reciente. Un enclave arqueológico llamado Göbeklitepe tiene casi doce mil años de antigüedad, reescribiendo por tanto nuestro completo entendimiento de la Historia humana, como afirman los arqueólogos. Es este el motivo del porqué de los artistas que proceden de Turquía son realmente geniales de una manera propia y muy genuina.

Cuando se trata de apoyar el arte, hay un largo camino que todavía tenemos que recorrer. El arte todavía se percibe como una materia menos importante en las escuelas. Sin embargo, científicos no cesan de hablar en esta época más que nunca de la importancia de desarrollar habilidades humanas, como el arte, porque la era robotizada está a la vuelta de la esquina. El estado turco y sus políticos responsables deben dar mayor importancia al arte y apoyarlo desde las escuelas primarias, incluso fomentarlo desde los jardines de infancia o guarderías. Debería haber más presupuestos asignado a la cultura y al arte, deberíamos enviar más estudiantes talentosos a estudiar en el extranjero, dándoles facilidades como instrumentos musicales a los músicos; deberíamos establecer más orquestas y grupos teatrales para asentar el arte y crear público, especialmente en las ciudades más pequeñas. El arte tiene el toque mágico de traer y mantener a la gente unida; mi país necesita mucho de este sentimiento, especialmente en estos días…

Itamar Golan es un perfecto compañero, con un sonido que muestra gran equilibrio con el de su viola. ¿Tienen conciertos con este repertorio?

Itamar y yo nos conocemos desde 2002 y conectamos desde el primer momento que nos encontramos en Israel. Puedo honestamente decir que no necesitamos muchas palabras entre nosotros durante los ensayos, todo se soluciona y se comprende con una mirada... Tenemos conciertos en Israel, Turquía y Alemania y recientemente tocamos juntos en el mismo concierto del MDR Music Sommer Festival de Dresde. Y desde luego que vamos a ofrecer diversos conciertos juntos a propósito del lanzamiento de este CD. Para concluir, le diría que Itamar es la clase de músico que me hace expresar un “gracias Dios, estoy haciendo música”.

por Blanca Gallego

www.atillaaldemir.com

www.no-te.com

Foto: El violinista y violista turco Atilla Aldemir, que en su último CD, “Passion”, ofrece un amplio recorrido por la viola.
Crédito: © Marco Borggreve

 

140
Anterior Leticia Gómez-Tagle
Siguiente “La guitarra triunfante”