Música clásica desde 1929


Un punto de encuentro de actividades musicales con artistas, instituciones y gestores


Andrea Kauten

Un paseo con Chopin y Mussorgsky

Octubre 2021

Promenade es la última grabación pianística de la pianista Andrea Kauten, realizada para Solo Musica, donde funde dos ciclos fundamentales de la literatura pianística y dos obras cumbres del siglo XIX, los 24 Preludios Op. 28 de Chopin y los Cuadros de una exposición de Mussorgsky.

A primera vista, uno diría que los Preludios de Chopin y los Cuadros de Mussorgsky son dos ciclos muy opuestos…

A primera vista uno podría pensar eso y, sin embargo, para mi hay muchos paralelismos entre ambas obras. Ambos ciclos son una sucesión de piezas cortas, con momentos musicales muy intensos. Mussorgsky es mucho más que una música programática o un paseo pictórico a través de una exposición, es un recorrido por los paisajes del alma y una representación de los más hondos estados emocionales. Ocurre igual con los Preludios; no son sólo una travesía por el círculo de quintas.

Cada uno está vertebrado con mucha unión, lo que los hace hermanos en el tiempo…

Así lo pienso igualmente. Aunque ambos compositores tienen lenguajes diferentes y vivieron en diferentes momentos del siglo XIX, ambos ciclos tienen similar aproximación. Son, como dije antes, una sucesión de emociones, de momentos musicales muy intensos. Desde un punto de vista interpretativo, aquí es donde radica su dificultad, ya que una mano debe mantener la tensión, mientras la otra mano nos hace comprender los abruptos cambios tonales. Con Mussorgsky quizá sea más sencillo, desde que los “promenade” (paseo) introducen varias de las piezas siguientes. Incidentalmente, ambas obras también trazan temáticas sobre la muerte.

En el caso de Chopin, el piano era su medio de expresión, pero no se imaginaría Mussorgsky que su obra más famosa lo sería por la orquestación de Ravel… ¿Qué aporta la versión pianística frente a la orquestal de Ravel?

El ritmo de Mussorgsky transcurre por los paisajes del alma, como ya afirmé anteriormente, y para mí es más fácil comprenderlo; de ahí que también la versión pianística sea más directa a través del “único” sonido del piano. En comparación, encuentro la versión orquestal más pulida, menos auténtica y directa.

Nos encontramos antes la intimidad que se necesita en Chopin frente a la “exposición” de Mussorgsky, ¿cómo alterna estos dos estados?

No encuentro grandes diferencias; quizá la diferencia sean los resultados que provoca la naturaleza propia de cada obra. En los Preludios de Chopin, como también he afirmado a una de sus preguntas, son los abruptos cambios emocionales de unas piezas a otras los que demandan al pianista la capacidad interpretativa.

Son obras muy interpretadas en concierto, ¿pero las interpreta juntas en los conciertos en vivo?

Pienso que el contraste entre ambos es muy llamativo. El mundo tonal y armónico de Chopin es per se diferente del de Mussorgsky, pero esto no me impide interpretarlas en vivo conjuntamente, porque la exposición de ambas obras en un mismo programa es importante para mí. Precisamente, el mes pasado las interpreté en un mismo programa en dos conciertos en Alemania.

por Blanca Gallego

Video Andrea Kauten Promenade
https://youtu.be/Emil0RPRp14

https://andrea-kauten-pianistin.de
www.solo-musica.de

Foto: La pianista Andrea Kauten ha grabado Promenade para Solo Musica, con obras de Chopin y Mussorgsky.
Crédito: © Manfred Esser

117
Anterior Josu de Solaun
Siguiente Festival Ravel 2021

Selector de temas