Música clásica desde 1929


Un punto de encuentro de actividades musicales con artistas, instituciones y gestores


Alberto Martínez Molina

Tradición y modernidad para Hippocampus

noviembre 2013

Bach en Vallekas es otra nueva propuesta del sello Arsis y de Hippocampus, el fantástico conjunto que dirige desde el clave Alberto Martínez Molina, con el que hemos hablado en puertas de editar otra nueva grabación en formato GPD, pioneros en transformar los formatos de audio y vídeo en pendrives.

GPD, HD, GB, PDF… ¿Por qué no hablamos un poco de música?

            Me parece fantástico… Las siglas que citas son el continente, y el contenido, que es la música de J. S. Bach, ha sido la pasión de todos los integrantes de Hippocampus desde que nos conocimos como estudiantes. Nos hicimos músicos por su música, que nos parece la máxima expresión artística que conocemos, forma parte de nuestras vidas...

Es curioso, pero el sistema más novedoso (el GPD o pendrive) convive con el repertorio más tradicional, aunque Bach posiblemente sea el creador más moderno de todos los tiempos…

Lo que pretendemos es que la emoción llegue al oyente, o más bien al espectador, de la mejor manera posible. La música ha sido siempre un arte escénica, durante cientos de años. Para escuchar había que estar viendo simultáneamente al músico, hasta que llegó el mundo de la grabación sonora, a comienzos del siglo XX, pero antes hay siglos y siglos de música que conllevaban necesariamente estar viendo al intérprete. Hoy la música se reproduce en casa o en los auriculares y el público no ve a los músicos (a excepción, claro, de los formatos de video en DVD y similares), por lo que el oyente no recibe la información “multimedia” que ha recibido durante siglos. A eso hay que añadir cierta artificialidad en las grabaciones. Lo que nosotros hacemos es grabar en directo: hacemos dos pases y de ahí seleccionamos lo mejor, pero todo ha sido tocado en vivo. Nuestro primer CD de Bach fue en vivo, con tres Cantatas; el primer pendrive, Liebster Jesu, también con Bach, fue asimismo en directo y ya incluimos parte en vídeo HD, mientras que por fin nuestro último GPD ha sido Bach en Vallekas con todo el contenido musical en dos formatos de vídeo en alta definición, para que puedan ser reproducidos en todos los sistemas. En definitiva, la idea es volver al origen de la música, disfrutar escuchándola mientras se ve a los músicos sintiendo las emociones y afectos que les produce su interpretación.

Y además mejora lo que ofrece un DVD, porque trae mucha más información adicional y mayor capacidad…

El pendrive es un “container”, uno lo puede llenar de muy diversos contenidos: archivos de audio y video, documentos multimedia, galería fotográfica… La gran revolución es la libertad que da un formato como este. El Blu-ray te obliga a tener el reproductor concreto. El GPD puedes reproducirlo desde el ordenador de casa a todo aquel aparato que tenga una entrada USB, es decir, a casi todo, si es relativamente reciente, incluyendo las televisiones, donde la resolución de imagen es muy buena. En un futuro no muy lejano, la realidad será que el que quiera podrá seguir asistiendo a conciertos, pero si el concierto es en Sydney, podrá verlo en streaming, en proyección holográfica en tres dimensiones a todo color y alta definición en el salón de casa… Tendrá su precio, pero llegará, estoy seguro. Se está volviendo al contacto directo con los músicos y al fenómeno escénico. Tecnología al servicio del arte de la música y de su expresión.

Si dicen que Dios está en todas partes, Bach está en Vallecas…

Bach ha estado en Vallecas desde hace muchos años, porque la iglesia de San Pedro ad Víncula de la Villa de Vallecas es casi una de las sedes de Hippocampus. Hemos grabado en ella cinco álbumes. Es una iglesia con unas estupendas condiciones acústicas, tiene muy poco tráfico alrededor. Es un edificio del siglo XVII con muchas similitudes con los que tuvo Bach en Leipzig, tanto San Nicolás como Santo Tomás, iglesias en las que he estado y he podido comprobar in situ que la vallecana disfruta de una acústica muy parecida. Y sí, contestando a tu pregunta, Bach está en todas partes y Vallecas no podía ser menos.

¿Cómo se conjuga que en vuestras interpretaciones de las Cantatas haya clave y órgano positivo?

Está ampliamente documentado que en las iglesias de Bach había varios claves tanto para los ensayos como para las interpretaciones de sus Cantatas. Hay muchas Cantatas con su parte de órgano (afinados un tono más agudo, por lo que Bach escribía más grave esta parte, para que sonara exactamente como las demás) y su parte de cembalo en el tono original. Digamos que, desde el punto de vista del purismo, que no es lo que más valoro pero es un dato, está más que claro que se usaba clave. Las funciones continuísticas de un clave y un órgano son distintas: el órgano es un instrumento de sonido mantenido y tiene un peso más armónico; por su parte el clave, por la naturaleza de su sonido, tiene un punto más rítmico. La combinación está documentadísima en música sacra, aunque la tradición historicista de mediados y finales del siglo XX quiso denostar al clave en la música religiosa, una moda liderada por los grandes popes de la interpretación de la década de los setenta. Hoy en día, si no se usa un clave y un órgano es porque no hay presupuesto, que también es algo original de todas las épocas. Que quede claro, Bach es conocido como el mejor contrapuntista de todos los tiempos, entre otras muchas cosas, pero es también sin duda el mejor armonista de la Historia de la Música, y esto necesita de un grupo de continuo lo más nutrido posible.

Los músicos de los que te rodeas garantizan estos resultados, hablamos de Ruth Verona en el continuo, la soprano Raquel Andueza…

Sin duda Ruth es excepcional, uno de los músicos más sensibles que conozco. En el próximo pendrive también participa, además de como continuista, como solista en una sonata de cello de Vivaldi. Y Raquel no necesita presentación, de verdad me considero un privilegiado por estar rodeado de estas personas, artistas tan íntegros.

¿Algún referente interpretativo en Bach?

Mi referente musical ha sido y es mi maestro, Richard Egarr, como teclista y como director. Lo han llamado varias veces “el Leonard Bernstein de la música antigua”… No me parece ninguna exageración.

¿Fuera de España en qué lugar está Hippocampus?

Uno de los pilares básicos del conjunto es la concertino alemana Kerstin Linder-Dewan. Últimamente, soportando la crisis que tenemos en España, hemos tocado más en Alemania que aquí, incluyendo una Pasión según San Mateo en Berlín…

Sois parte de esa “movilidad laboral” destino Alemania, eufemísticamente hablando, como la llamó el gobierno…

Emigrantes puros y duros, sin eufemismos. Aquí no hay casi conciertos. Entre otras cosas gracias al IVA “tan bajo” que ha impuesto el gobierno… Cuando vamos a Alemania damos tres o cuatro conciertos seguidos, en las iglesias el público paga un precio asequible para asistir a los conciertos, y de este modo se cofinancian. En Inglaterra también tenemos proyectos cercanos. En el grupo hay músicos de varias nacionalidades, y esto nos ayuda a tener presencia en distintos países.

¿Y el futuro?

En España es complicado, a corto plazo, realizar conciertos orquestales si queremos que económicamente no sean deficitarios. Lo ideal sería que se organizaran conciertos con tres o cuatro pases, y se pudieran recibir ayudas además de venderse entradas que cofinanciaran los proyectos. La cultura no debería ser gratis, sino accesible y barata. O muy barata incluso. Habría una fórmula a tres bandas para solucionar el problema en el que estamos: una, tiene que haber subvención pública, bien gestionada y sin despilfarrar el dinero, que tratara de proteger y activar el trabajo de los músicos nacionales; dos, una ley de mecenazgo de una vez por todas; no puede ser que una empresa no esté seducida para invertir parte de sus altos beneficios al servicio de la cultura, obteniendo de este modo ventajas fiscales, es algo que se hace desde mucho antes de los Medici. Y tres, la subvención activa, es decir, que el público se involucre y con entradas a precios moderados sustente parte de la financiación necesaria. Creo que en la combinación de estas tres fuentes de ingreso hay una posible solución… Y con respecto al futuro de Hippocampus, cabe resaltar que nuestro próximo GPD con Arsis será PARENT(H)ESIS: un cuarteto, música de cámara para oboe, flauta dulce, violoncello y clave, un experimento musical y cinematográfico, con filmación de Noah Shaye.
 

Discografía Hippocampus  

Compact Disc:

· CD Arsis 4193 - Johann Philipp Krieger. Op.2 - Vol.1 (2005)

· CD Arsis 4206 - Lasciatemi morire (2007)

· CD Arsis 4224 - Johann Sebastian Bach. Cantatas BWV 82,170,199 (2009)

· CD Arsis 4238 - Johann Philipp Krieger. Op.2 - Vol.2 (2010)
 

Pendrive USB:

· GPD Arsis 5187 - Les Goûts Reunis, con Jaap Schroeder (CD 2006 - GPD 2013)

· GPD Arsis 5237 - Sonatas de un oboísta - Giuseppe Sammartini (CD 2009 - GPD 2013)

· GPD Arsis 5242 - Liebster Jesu - BWV 32, 54, 84, 1051 (2012)

· GPD Arsis 5247 - Bach en Vallekas - BWV 109, 112, 202, 1049 (2013)

+ Información
www.arsis.es
www.hippocampus.es

Por: Gonzalo Pérez Chamorro
Fotografías: NOAH SHAYE

5119
Anterior Jordi Tort
Siguiente Alfredo García