Música clásica desde 1929


Un punto de encuentro de actividades musicales con artistas, instituciones y gestores


62 Festival de Granada

Una revitalización nacida de sus raíces

mayo 2013

El Festival Internacional de Música y Danza de Granada tiene todo preparado para arrancar tres semanas de espectáculos que han tomado la diversidad como bandera, sin renunciar en ningún momento a la excelencia artística, principal pilar de este festival desde sus inicios. Es el primer festival concebido y orquestado enteramente por Diego Martínez, su actual director; tal como declaró en la aceptación del cargo, hace poco más de un año, su intención era ofrecer una idea de festival que aunase los valores seguros del modelo heredado con una visión personal y meditada de lo que debe ser una iniciativa artística de esta envergadura en pleno siglo XXI. El resultado ha sido, cuando menos, motivador y atrayente; la presentación de la programación, con un despliegue de medios sin precedentes, despertó el apetito tanto del melómano más purista como del aficionado más primario. Y es que el Festival de Granada trae este año un suculento menú musical, aderezado con toques de innovación y descubriendo nuevas vías que, de tener éxito, pueden suponer un punto de inflexión en el futuro de la institución.

Hay muchas formas de acercarse a la programación de un festival: fijándose en las grandes formaciones que acuden a él, en los nombres de internacional prestigio o en los programas con una carga semántica singular. Todo esto, y mucho más, puede encontrarse en el Festival de Granada de este año. Dependiendo en qué nos fijemos podríamos echar en falta una mayor carga específica de uno u otro aspecto, pero lo verdaderamente interesante de la presente programación es que, en su conjunto, resulta completa y sugerente.

En primer lugar, tendremos la oportunidad de disfrutar de dos grandes orquestas del panorama internacional. La Orquesta Nacional de Francia dará el concierto inaugural, con un programa destinado a la conmemoración del bicentenario del nacimiento de Verdi y Wagner. Por su parte, la Orquesta Filarmónica de la Scala de Milán dará la réplica cerrando el ciclo sinfónico bajo la dirección del genial Christoph Eschenbach, quien contará con la presencia de Michael Barenboim para interpretar el Concierto para violín y orquesta de Beethoven, uno de los más preclaros monumentos a este instrumento. Este dúo de orquestas europeas se completa con un dúo de orquestas españolas de talla internacional: la Orquesta Nacional de España que, dirigida por Vladimir Fedoseyev, recreará el estreno hace cien años de La consagración de la primavera de Stravinsky, y la Orquesta Ciudad de Granada, que contará con The Sixteen para resucitar el majestuoso Requiem en re menor de Mozart.

Sin duda, una de las citas más motivadoras de esta edición es la puesta en escena de Orfeo y Euridice de Gluck, en un montaje de La Fura dels Baus que renueva visualmente este mito clásico en un deseo renovador del arte lírico. En la escena estarán Evelyn Ramírez, Maite Alberola y Marta Ubieta, con la música de la Orquesta Sinfónica Bandart y el Coro Intermezzo dirigidos todos por Gordan Nicolic.

A nivel escénico es digno de mención el ciclo de cuatro ballets que acogerá el teatro del Generalife, lugar singular en el que la cúpula celeste en noche estrellada ha coronado a lo largo de la historia del Festival las más grandes interpretaciones de la danza. Así, podremos disfrutar de la Sherezadede los ballets de Monte-Carlo, las Metamorfosis creadas a partir de música de Berlioz por Frédéric Flamand para el Ballet Nacional de Marsella; un doble programa del Ballet del Teatro de la Ópera de Roma con La Sylphidey Don Quijote de Minkus, y finalmente el visceral Romeo y Julieta que Goyo Montero ha concebido para la Compañía Nacional de Danza. Y entre tanta variedad coreográfica, el Parque de las Ciencias acogerá una obra escénica sin parangón: El retablo de Maese Pedro, en un montaje de marionetas ideado por Enrique Lanz, quien rememora con este espectáculo el estreno hace noventa años de la obra en París con escenografía y marionetas de su abuelo Hermenegildo Lanz.

Si todo este despliegue de medios y artistas no termina de satisfacer el gusto de los más exigentes, a ello se puede unir la presencia de grandes nombres como Ute Lemper, que transportará al Palacio de Carlos V de la Alhambra la esencia del cabaret berlinés, o Michael Nyman con un estreno absoluto que fusiona el personal estilo del compositor y la música de Bach como sujeto de inspiración. En el marco del repertorio historicista visitarán Granada Jordi Savall y Hespèrion XXI, imaginando una recreación de las músicas que sonaron en el Reino de Granada desde su fundación hasta su conquista por los Reyes Católicos.  Además, dos solistas de excepción, como son el guitarrista David Russel y el organista Tom Koopman, compaginarán su actuación en el Festival con la participación en los Cursos Manuel de Falla.

Como novedad este año se cierra el Festival de Granada con un ciclo de cinco conciertos que, bajo el título “Flamenco del Milenio”, ahondan en un arte tan propio de la ciudad como internacional hoy en día. José Mercé, Dorantes y Paco de Lucía ofrecerán su arte a este cierre de excepción, que se completará con la producción Flamenco hoy de Carlos Saura.

Un programa diverso y rico en opciones, una apuesta por la variedad que persigue fidelizar tanto al espectador conocedor del Festival como atraer nuevos públicos, y como siempre, una fiesta para los sentidos en un marco incomparable: Granada.

Gonzalo Roldán Herencia

FOTO: La Fura dels Baus renueva visualmente el mito clásico de Orfeo y Euridice de Gluck.
Acred.: Andreas Knapp.

991
Anterior Cuando Japón llegó a España
Siguiente Ambrosio Valero

Selector de temas