Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Noviembre 2019 - Núm. 934

SHOSTAKOVICH: Sinfonía n. 7 “Leningrado”.

Symphonieorchester des Bayerischen Rundfunks / Mariss Jansons.
BR Klassik 900184 (CD)



La crítica

INVITACIÓN A LA REFLEXIÓN

Nuevo e interesante registro en CD de la Sinfonía n. 7 “Leningrado” de Shostakovich por Mariss Jansons y la BR-Symphonieorchester. Si la mayoría de interpretaciones de esta monumental obra ofrecen su lado más enardecido y triunfante, no es éste el caso de la lectura realizada por el prestigioso maestro letón en esta grabación. Su visión resalta, sobre todo, por profundizar en los aspectos más  líricos y reflexivos, sin por ello amortiguar en ningún momento la poderosa fuerza sobrecogedora inherente a la partitura. En el Allegretto, la precisión y contundencia exhibida en cada repetición del conocido tema de Léhar (en sus distintas combinaciones instrumentales), así como la gradual tensión causada por el incesante y obsesivo crescendo o el perfecto equilibrio sonoro de los momentos climáticos, son concebidos por Mariss Jansons sin perder jamás el contorno global del movimiento ni el pulso rítmico subyacente, marcado de forma implacable por la caja clara.

La formación alemana muestra, en este registro en vivo, un altísimo nivel tanto en los solistas como en el empaste de todas sus secciones en los tutti. Todo fluye con naturalidad y sin excesos, siempre en pos de la claridad expositiva. El Moderato destaca por la gracilidad de las cuerdas en su inicio, la precisión de los pizzicati (justo antes del episodio central) o por los delicados solos de oboe y clarinete bajo. Jansons consigue el adecuado contraste y empuje rítmico en la sección media, con guiños claros a Prokofiev en la penetrante y acertada intervención del clarinete en Mi bemol.

En el Adagio, una de las páginas más inspiradas de Shostakovich, se encuentra el verdadero núcleo expresivo de esta particular versión. El coral inicial expuesto por las maderas, de arcaica melancolía, es respondido con dramática intensidad por las cuerdas. El director letón logra crear una atmósfera cargada de lirismo y tragedia, que contrasta con la agitación propia de la parte intermedia de este movimiento. La última repetición del motivo coral ilumina, con su envolvente heterofonía, el discurso musical para despejarlo de claroscuros. Sin solución de continuidad, el Allegro non troppo libera toda su energía motriz por medio de una orquesta precisa y brillante en los concatenados episodios rítmicos que lo configuran. La conocida como “zarabanda triste” frena el impulso cinético precedente con su carácter dramático. En el colosal final, desplegado con firmeza pero sin caer en el paroxismo, Jansons parece querer invitar al oyente a una profunda reflexión. En ella, la resiliencia se impone claramente a la victoria como virtud humana capaz de superar los acontecimientos excepcionales que rodearon y gestaron el nacimiento de esta emblemática Sinfonía.

Juan Manuel Ruiz

198
Anterior GÓRECKI: Cuartetos cuerda ns 1 y 2; Génesis I.
Siguiente HÄNDEL TRIBUTE. Obras de HAENDEL.