Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Octubre 2022 - Núm. 965

FERRAS • LAS GRABACIONES PARA LA SWR

Obras de BEETHOVEN, BERG, BRAHMS, DEBUSSY, etc.
Pierre Barbizet, piano. Diferentes directores. Orquestas Sinfónicas de la Radio de Stuttgart y de Baden-Baden y Friburgo.
SWR Classic 19114 · 266’ (4 CD)



La crítica

EL VIOLÍN RECOBRADO DE FERRAS

Recogen estos cuatro CD los registros que la SWR dedicó al violinista francés Christian Ferras. El álbum incluye grabaciones realizadas entre 1953 y 1972 para la Radio de Stuttgart por uno de los violinistas más controvertidos y, seguramente, menos comprendidos de su generación. Su técnica extraordinaria nunca estaba orientada a la exhibición gratuita, con poses y movimientos espectaculares, sino a la máxima introspección exigida por el análisis en profundidad de la obra que interpretaba. Quizás, por esto, el público de a pie no llegaba a conectar con su arte, siendo tildado a menudo con cierta frivolidad de frialdad y distanciamiento. Nada de esto último se desprende de sus interpretaciones, que por lo general alcanzan un perfecto equilibrio entre concentración y concisión y contexto emocional.

Quizás por estas razones, también por su personalidad depresiva que le llevaría al suicidio en septiembre de 1982, Ferras no sea un violinista reconocido con toda la intensidad que debiera merecer, no ya por la extensión de su legado (más que suficientemente amplio para un artista que sólo vivió cuarenta y nueve años), sino, aún más importante, por la calidad y perfección del mismo.

Su depuración sonora y amplia técnica hacían de él un perfecto músico de cámara y también un solista muy capaz de enfrentarse a una orquesta. Es, por consiguiente, un violinista completo que desarrolló su carrera un tanto apartado de la tradición francesa que seguían o habían seguido muchos de sus compatriotas; pues, también en este sentido Ferras se distanció de la tónica imperante en su tiempo. Esta personalidad individualista que envolvía su arte atrajo a algunos solistas y directores de relevancia; por ejemplo, es conocido el interés que despertó en Karajan en los años sesenta, y en otros colegas como Yehudi Menuhin, quien le eligió para su grabación del Concierto para dos violines de Bach en 1958.

En estos discos le podemos contemplar en sus facetas de músico de cámara y de solista, enfrentándose a unos repertorios que le acompañaron durante toda su carrera. Los dos primeros CD están dedicados a sonatas para violín y piano, acompañado de Pierre Barbizet, pianista con quien formaba dúo habitual en conciertos y grabaciones. La firma Warner da cuenta de estas últimas en dos integrales dedicadas a cada uno de los artistas. Las Sonatas Kreutzer y Primavera de Beethoven, las de Debussy, Tercera de Enescu (su maestro y mentor) y la Segunda de Schumann son abordadas con el máximo respeto e intención por ambos músicos, que dieron muestra de entenderse a la perfección en la práctica totalidad del legado que dejaron juntos.

Los dos CD restantes están dedicados a cuatro de los conciertos que Ferras cultivó de manera más asidua en su repertorio. En los de Beethoven y Tchaikovsky, bajo la batuta de un Hans Müller-Kray, inferior a él a todas luces, tanto por concepto musical como por puros procedimientos técnicos. Mucho mejor secundado se encuentra en los Conciertos de Brahms y Berg, en los que cuenta con Blomstedt y Gielen respectivamente al podio. En cualquier caso, un álbum que debiera ser conocido por todo aquel amante del violín que se precie.

Rafael-Juan Poveda Jabonero     

116
Anterior SÁNDOR VÉGH
Siguiente MEYERBEER: L’Étoile du Nord