Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo SEPTIEMBRE 2017 - Núm. 910

DVORAK: Stabat Mater.

Eri Nakamura, Elisabeth Kulman, Michael Spyres, Jangmin Park. Coro Filarmónico de Praga y Orquesta Filarmónica Checa / Jirí Belohlávek.
Decca 4831510 (2 CD)



La crítica

Jirí Belohlávek fallecía a tenor de los primeros compases del mes de junio pasado (Vera Zapotkova escribió un recuerdo al director en el anterior número de esta revista). Tras de sí dejó innumerables testimonios de su excelente calidad como director y, lo que quizás sea más importante, como músico. No sólo se quedó en el repertorio checo, por más que en él fuese un auténtico maestro (ahí están sus Janácek o sus Dvorák para confirmarlo) sino que sus aciertos se extendieron más allá de de las fronteras de su territorio, como se puede comprobar a través de su extraordinario Brahms, su Mahler o su Wagner; especialmente celebrado es su Tristán de 2007 en Glyndebourne. De carácter investigador y pionero, fue el primero en grabar todos los Conciertos para piano de Martinu (Supraphon), por ejemplo, y memorable es también su ciclo sinfónico (Onyx) de este último.

El Stabat Mater fue registrado en estudio en marzo del año pasado al frente de su Filarmónica Checa, y con un muy adecuado cuarteto solista, perfectamente estudiado y equilibrado. En su versión encontramos esa sabia y sutil combinación entre lo checo y lo universal que, sin duda, pretendía el compositor. Aunque sin llegar a lo de Sinopoli (DG), Belohlávek consigue unas altas cotas de intensidad espiritual y dramática en una obra que debería ser considerada, ya sin complejos, como uno de los grandes logros de la música sacra del XIX.

Rafael-Juan Poveda Jabonero

 

460
Anterior SHOSTAKOVICH: Sinfonías de Cámara Op. 73a y Op. 118a.
Siguiente SCHOENBERG: Moses und Aron.

Selector de temas