Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Marzo 2023 - Núm. 970

BACH: Obras para teclado

András Schiff, clavicordio.
ECM 4857948 (CD)



La crítica

El maestro húngaro András Schiff es, sin duda, uno de los más importantes intérpretes de la obra para teclado de Bach. Su versión de las Variaciones Goldberg es de referencia y sus lecturas de otras obras del maestro alemán han demostrado que la dinámica del piano, lejos de restarle encanto a la interpretación de esta música, le proporciona fuerza y un gran aporte expresivo. En su más reciente grabación, el maestro Schiff vuelve a la obra del Kantor de Leipzig con una serie de piezas para teclado, pero tocadas en un instrumento inhabitual. Se trata de un clavicordio construido en Bélgica por Joris Potvliege y que es una réplica de un instrumento Specken de 1743. El resultado no dejará indiferente a ningún melómano.

La sabiduría del intérprete se aprecia desde la selección misma del instrumento. El sonido del clavicordio en esta grabación tiene una intimidad y un encanto que no tiene otro instrumento de teclado. Esta no es una lectura arqueológica de la obra de Bach tocada en una pieza de museo. En las manos del maestro András Schiff esta música se nos presenta con una pureza despojada de todo academicismo o pretensión erudita. Antes que una demostración de gran habilidad técnica por parte del intérprete, que la hay, o un intento más por hacernos ver la importancia de estas obras por su carácter canónico, es una invitación a que las apreciemos por su profunda belleza. Sin temor a exagerar, este disco nos muestra la obra para teclado de Bach como no la habíamos escuchado antes.

Juan Fernando Duarte Borrero

143
Anterior MARTINU: Sonatas para violoncelo y piano n. 1-3
Siguiente SCHUBERT: Schwanengesang