Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / X edición del Festival Bach en Las Palmas de Gran Canaria - por Juan F. Román Rodríguez

Las Palmas de Gran Canaria - 05/04/2024

El Festival Bach que organizan músicos de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria y de la Orquesta del Concertgebouw de Amsterdam con la colaboración de la Fundación Auditorio Alfredo Kraus-Teatro Pérez Galdós, celebró en este 2024 su décima edición.

Su ámbito de actuación se ha ido ampliando en las sucesivas convocatorias, incluyendo además de conciertos para el público en general, actividades formativas o conciertos en centros sanitarios de la isla. El punto culminante de esta X edición fue la interpretación de la Pasión según San Juan de Juan Sebastián Bach, en conmemoración de los 300 años de su estreno en Leipzig.

Para la ocasión de reunió a un grupo de jóvenes cantantes de distintas nacionalidades. Maayan Licht, sopranista, destacó su belleza tímbrica, facilidad en el registro agudo y ductilidad del fraseo, junto a un volumen reducido. Annelie Sophie Müller, mezzo de voz homogénea y cálida en toda su tesitura y excelente musicalidad se lució en la estremecedora aria con viola de gamba, Es ist Vollbracht, una de las más conocidas de la obra. Milos Bulajic, tenor ligero, arrastró el hándicap de una emisión nasal de agudos estrangulados que lo obligó a una interpretación esforzada aunque con  evidente conocimiento del estilo.

El canario Fernando Campero se ocupó del personaje de Jesús. Habitual en las temporadas de los Amigos Canarios de la Ópera, sorprendió por su desenvoltura estilística en un repertorio poco frecuentado por los cantantes hispanos, haciendo valer la innegable calidad de sus medios de barítono lírico. Josua Bernbeck fue un autoritario Pilatos, de fraseo bien perfilado, aunque su agraciado timbre baritonal resultó algo limitado en el registro grave. Steven van der Linden, Evangelista, apechugó con la extenuante y poco lucida parte del evangelista, con un fraseo expresivamente modulado y alguna apretura en el agudo.  

El coro sueco St Johns, s Chamber Choir, sin tratarse de voces excepcionales, se desenvolvió con soltura y expresividad pese a ciertas entradas falsas y algunas destemplanzas de las sopranos.

Excelente la orquesta del Festival integrada por músicos de la Filarmónica de Gran Canaria y del Concertgebouw de Amsterdam, con solos impecables a cargo del dúo de flautas, Kersten McCall y Válerie Gélinas, oboes, Bryn Mir y Loli Martínez, violines solistas, Jae-Won Lee y Néstor Henríquez, viola de gamba, María Barajas y cello, Iván Siso. Michael Gieler, como director musical, ofreció una lectura inteligentemente narrada, de tempi razonables, dejando plena libertad a cantantes e instrumentistas en las arias.

El espacio escénico diseñado por Mario Pontiggia aportó un sobrio y efectivo marco escénico al desarrollo de la pieza.

Juan Francisco Román Rodríguez

                                                                          

Maayan Licht, Annelie Sophie Müller, Milos Bulajic, Fernando Campero, Josua Bernbeck, Steven van der Linden.

St. John,s Chamber Choir.

Orquesta del Festival Bach / Michael Gieler.

Espacio escénico: Mario Pontiggia

78
Anterior Crítica / Concierto de elevada proyección musical - por José Antonio Cantón
Siguiente Crítica / Pierrot melodramático - por Juan Gómez Espinosa