Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Vivaldi "a seis" - por Luis Mazorra

Madrid - 22/12/2021

Con la solemnidad ceremonial del Largo inicial del Concierto en sol menor, apodado «La noche», de Antonio Vivaldi arrancó el programa de Les Inégales, conjunto instrumental formado por los músicos citados bajo estas líneas, en el ciclo de cámara y polifonía Satélites que auspicia la Orquesta y Coro Nacionales de España.

«Sueños» y «fantasmas» para una vivaz vorágine de aquella inspiración instrumental de la que el veneciano es maestro.

Flauta y fagot protagonistas, aquí equilibrados con el resto de integrantes en formación «de cámara», y versión «a seis».

Celebridad que se repetiría parcialmente en bis al final, y que se siguió de una conocida pieza de lucimiento flautístico, el Concierto en re mayor, apodado «Il gardellino», interpretado, también, por este mismo sexteto. Un reparto con balance tímbrico diverso («inégal») al más habitual a nuestros oídos, camerístico pero en un sentido más moderno. Podría decirse, jugando con los tópicos y a tenor de dicho balance, un Vivaldi «de cámara» en el mejor sentido (anacrónico) de la expresión, o bien, eso sí, jugando a tópicos facilones, más «Haendeliano» por su relativamente equilibrado y, al tiempo, potente trasiego instrumental.

Y, así, volvimos a la tonalidad inicial con otro, más contemporizador, Concierto en sol menor con pasajes que trataban de compensar previos protagonismos. La belleza natural de su mediador Largo (de apariencia «Andante»...) se destacó en este contexto.

Joseph Bodin de Boismortier con su Concierto a cinco en mi menor (op. 37, núm. 6) supuso relativo cambio. Calidez y tersura para una partitura que exige más gusto (¿«inégalité»?) que implacable «tempo giusto». El Allegro assai añadió el característico empleo, siempre sorprendente, del silencio temático.

De vuelta con Vivaldi y la tonalidad de sol menor, el Concierto (RV 105) devolvió las furias instrumentales encabezadas por el fagot y seguidas por los demás compañeros de viaje.

Así pasamos a su Concierto en do mayor, en tono más conciliador.

Y, ya puestos a celebridades, el programa se remató con su Concierto en fa mayor (RV 98), «La tempestad en el mar». Una versión en la que se gana en empeño cameristico, como dije, pero se pierde en otras virtudes tan de Vivaldi, en el sentido idiomático y clarificado de los (insistentes) giros instrumentales, lo que imprimió al conjunto, relativa estética atemporal.

La propina nos devolvió aquellos vistosos «fantasmas» iniciales en la dinámica versión que ofrecieron Les Inégales, donde los bajos adquieren enérgica y veloz relevancia, frente a solistas habituales de frecuencias más altas.

Luis Mazorra Incera

 

Les Inégales:

Joan Espina, violín; Pepe Sotorres, flauta; Guillermo Sanchís, oboe; Enrique Abargues, fagot; Josep Trescolí, violonchelo; y Daniel Oyarzabal, clavecín y órgano.

Obras de Bodin de Boismortier y Vivaldi.

OCNE-Satélites.

Auditorio Nacional de Música, Madrid.

419
Anterior Crítica / Inner Symphonies con Rani y Czocher para darse la mano - por Alicia Población
Siguiente Crítica / La excelsa música clásica - por Abelardo Martín Ruiz