Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Velada casi redonda - por Enrique Bert

Bilbao - 26/05/2023

Es innegable que en torno a estas funciones de Il trovatore en la ABAO existía una expectación inusual en el mundo lírico por aquello de disfrutar tanto del nivel del cuarteto vocal como, especialmente, por comprobar la adecuación del tenor canario a un papel tan referencial como Manrico, el trovador enamorado de la desdichada Leonora. Finalmente, el resultado fue más que notable y las ovaciones del público bilbaíno subrayaron la satisfacción generalizada.

Aquello de los “cuatro mejores cantantes del mundo” se adecuó a las posibilidades bilbaínas y se completó un plantel nada envidiable. En este aspecto conviene subrayar, sobre todo, las prestaciones de mezzo y barítono, de un nivel sobresaliente. La rusa Ekaterina Semenchuk fue la que más se implicó en el aspecto dramático y además enseñó todos los registros de una voz de mezzo de verdad, con agudos fulgurantes y los graves llenos de poderío. Su gitana fue compuesta de forma muy adecuada y el público le respondió con ovaciones muy sinceras. Por otro lado, el barítono onubense Juan Jesús Rodríguez fue un Conde de Luna muy en estilo, verdiano a carta cabal, con voz plena de autoridad, agudos esmaltados y capacidad de matizar cuando fuera necesario. Su Il balen del suo sorriso marcó el nivel más alto de toda la velada.

Anna Pirozzi tiene un vozarrón de enorme caudal que en ocasiones abrumaba al oyente pero se le notaba incómoda con la coloratura, como si el personaje no cuadrara con su personalidad. Y Celso Albelo, en torno al cual había tanta expectación, mostró sus virtudes pero también sus limitaciones: entre aquellas, un fraseo y un ímpetu y entrega indudables; entre las segundas, un timbre poco heroico y la sensación puntual de que se encontraba al límite. Entre el resto de cantantes subrayar la intervención del bajo Riccardo Fassi, que dió al racconto de Ferrando gran relevancia.

El Coro se mantuvo a buen nivel a pesar de alguna entrada tímida y Ciampa dirigió con energía la obra, muy compenetrado con los cantantes y acertando con el estilo requerible a este Verdi. Mención especial si hablamos de la producción escénica: hay muchas personas de piel sensible que saltan a la mínima ante cualquier “provocación” escénica en forma de teta o gabardina y, sin embargo, admiten sin problemas el engendro propuesto por Marioni, una burla mayor a los espectadores. Decir que era digna de una función de fin de curso de instituto sería denigrar la capacidad intelectual de los estudiantes.

Enrique Bert

 

Giuseppe Verdi: Il trovatore

Anna Pirozzi (Leonora), Ekaterina Semenchuk (Azucena), Celso Albelo (Manrico), Juan Jesús Rodríguez (Conde de Luna), Riccardo Fassi (Ferrando) y otros

Coro de la ABAO, Orquesta Sinfónica de Bilbao

Dirección musical: Francesco Ivan Ciampa

Dirección escénica: Lorenzo Mariani

Palacio Euskalduna

 

Foto © E. Moreno Esquibel

195
Anterior Critica / Un pasado no agotado - por Genma Sánchez Mugarra
Siguiente Crítica / Futuro y presente de nuestro historicismo, de nuevo en el CNDM - por Simón Andueza