Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Ut pictura musica - por Jerónimo Marín

Madrid - 24/05/2023

En estos tiempos tan saturados de información que nos avasalla, necesitamos más que nunca un pensamiento humanista profundo, renovar nuestra manera de entender las ciencias y las artes, y volver a conectar unas artes con otras. No es de recibo que tantas programaciones de auditorios, festivales y orquestas prescindan de la posibilidad de una organización estilística racional y estimulante de las obras que ofrecen que sobrepasen la desidia de colocar unas obras junto a otras sin más elemento común que su posible versión y calidad en la versión interpretativa. De igual manera que cualquier exposición artística tiene un comisario que piensa y propone un itinerario tanto estilístico como biográfico, y que abarca hasta la iluminación y las cartelas, o el color de las paredes en las que cuelgan los cuadros, necesitamos con urgencia verdaderos comisarios musicales que sugieran nuevos caminos para ofrecer una experiencia tan única como un concierto en directo.

El Museo del Prado cuenta con una oportunidad única para ampliar su radio de influencia gracias a su programación paralela más allá de la visita a las exposiciones, y un excelente ejemplo de esto es el concierto organizado en paralelo a la del pintor italiano barroco Guido Reni con el título Concierto angélico para Guido Reni con la colaboración de Nereydas y su inquieto y bien preparado director Javier Ulises Illán.

La exposición sobre Guido Reni, perfectamente organizada por David García Cueto, se expande con este concierto donde no había butaca libre y hubo más de 10 minutos de aplausos. En él se han seleccionado una serie de cuadros de Reni a los que se han superpuesto las música que dialogan con ellos y que, las más veces, derivan de ellos; doce piezas musicales y un epílogo muy bien traídas todas ellas: del Ecce Homo surge una lamentación de Cavalieri, de Muchacha con una rosa, Pulchra es et decora del libro Vezzo di perle musicale (1610) del boloñés, como Reni, Adriano Banchieri, y del famoso y majestuoso Atalante e Hipómenes, una Toccata a 8 “Atalanta” del también boloñés Aurelio Bonelli. El trabajo de detalle y trenzado de pintura y música provoca en el espectador-oyente un asombro y goce continuos.

Pero hay más. A todo esto se sumó una narración de ese excepcional cuentista en que se ha convertido Martín Llade, el locutor del programa de Radio Clásica con el que despertamos entre semana, Sinfonía de la mañana, intercalada entre piezas y cuadros describiendo las peripecias biográficas y estilísticas de Guido Reni, que ponía en contexto las piezas. Difícilmente se puede pedir mayor experiencia estética a un concierto. En cierto sentido, nos acercamos mucho al concepto wagneriano de “obra de arte total” en su significado de unión de las diversas artes para producir una obra de categoría más elevada que la suma de sus partes.

Nereydas, en su versión más de cámara con solo cuatro músicos y dos cantantes, logró un nuevo acierto en su aproximación estilística a estas músicas falsamente simples. María Alejandra Saturno en las violas de gamba, Daniel Oyarzábal, impecable en el órgano y clave, Manuel Minguillón, en el archilaúd y en la vihuela cuando eran piezas españolas, y el propio Javier Ulises Illán en el violín, faceta a la que nos tiene poco acostumbrados, desgranaron cada obra con deleite. Manon Chauvin como soprano, y la mezzo Victoria Cassano, voces frescas pero expertas, poseen una afinación impecable y un buen gusto en la ornamentación.

Si la música clásica quiere sobrevivir es fundamental que este camino que se abre ante nosotros de la nueva orientación en la programación y la necesidad de un comisario musical, se vaya imponiendo por doquier.

Jerónimo Marín

 

Manon Chauvin, soprano. Victoria Cassano, mezzosoprano. Martín Llade, narrador.

Concierto angélico para Guido Reni.

Obras de Cavalieri, Faconieri, Ferrabosco, Banchieri, Caccini, Victoria, Bonelli y Monteverdi.

Nereydas. Dirección y violín, Javier Ulises Illán.

Museo del Prado, Madrid, 19-05-23

 

Foto © José Antonio Escudero

389
Anterior Crítica / Liza Ferschtman: Brahms entre controversias - por Ramón García Balado
Siguiente Crítica / El fenómeno Voces8 arrasa en la Juan March - por Simón Andueza