Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Un recital para el recuerdo (Ciclo de Lied) - por Francisco Villalba

Madrid - 20/06/2021

Es maravilloso comprobar que la música es una mina que aún guarda muchos tesoros que descubrir. Eso me ha ocurrido con el Libro de viajes por los Alpes Austriacos de Ernst Krenek, compuesta en 1929, una colección de lieder que me ha supuesto el descubrimiento de un Krenek muy distinto al que ya conocía de Jonny spielt auf (Jonny empieza a tocar) de 1927 y Karl V, de 1938 -revisada en 1954-. Da la impresión de que el Krenek más vanguardista, aquel cuya música fue calificada de Entartete (degenerada) durante el ascenso del nacionalsocialismo en Alemania y Austria, desea mirar al pasado musical de su país natal y, específicamente, a los lieder de ese gigante que fue en esta parcela, como en tantas otras, el tímido e inimitable Franz Schubert.

Krenek despliega en 20 lieder una paleta tan compleja, variopinta y variada de sentimientos, de sensaciones, que abarca desde lo más jocoso a lo más trascendente, incluso trágico. Los nombres de algunas de las canciones son muy reveladores:

1.- Motivo

2.- Transporte, una reflexión sobre las ventajas de las excursiones en autobús de los veraneantes

3.- Monasterio en los Alpes. La añoranza de la vida sosegada en un viejo monasterio entre montañas

4.- Clima. El viaje comienza a ensombrecerse como el tiempo imprevisible del lugar

5.- Hora triste. Empieza a atenazarnos el miedo a un futuro incierto, pero el amanecer nos hace recuperar la esperanza

6.- Cementerio en un pueblo de montaña. Escalofriante visión de una eternidad sin reposo ni aún para los cadáveres

7.- Día de lluvia. Gratificante día de reposo en el refugio durante el viaje. 8.- Nuestro vino. Un homenaje a las virtudes de los excelentes  vinos austriacos, tantas veces menospreciados por los extranjeros. Un homenaje a Schubert

9.- Mirada atrás. Un momento der introspección reflexiva

10.- Arriba y abajo. Una aguda descripción sarcástica de los excursionistas más preocupados por dejar constancia del momento que de disfrutar de él

11.- Habitantes de las montañas. Reticencias con las que los habitantes de las regiones alpinas acogen a los excursionistas

12.- Política. Una visión profética de los males que van asolar a Austria y Alemania consecuencia de una política nefasta y prepotente. Con una referencia evidente a Hitler en la frase “Enviad al sangriento Hanswurst” (un personaje grotesco y vulgar del folklore de Salzburgo) a casa

13.- Tormenta. La ridícula actitud del hombre de ciudad ante una tormenta en los espacios abiertos

14.- Nostalgia. Añoranza del excursionista de su ciudad

15.- Día caluroso en el lago. Soñando con la placidez del Sur

16.- Pequeña ciudad en los Alpes del Sur. De nuevo la armonía y los colores del sur

17.-Vista al sur. De nuevo el dulce encanto del sur

18.- Decisión. Aceptación de la realidad, también bella, sin la necesidad de sueños esporádicos

19.- Regreso a casa. ¿Mi casa seguirá siendo mi hogar?

20.- Epilogo Disfrutar del momento, a pesar del inevitable final que nos aguarda

Boesch y Martineau hicieron un verdadero alarde de facultades musicales e interpretativas. Boesch estuvo más entregado que nunca, no se concedió un respiro, matizando cada frase, expresando con unas dotes dramáticas fuera de serie, el contenido tan dispar de cada una de las canciones. Estuvo jocoso, apasionado, intimista y explosivo, algo en lo que tuvo mucho que ver ese grande del piano que es Martineau.

Inolvidable.

Francisco Villalba

Florian Boesch, barítono

Malcom Marineau, piano

CNDM. Ciclo de Lied, Teatro de la Zarzuela, Madrid

Foto © Rafa Martín / CNDM

208
Anterior Crítica / Sonoridades evocadoras para una noche de Festival - por Gonzalo Roldán Herencia
Siguiente Crítica / Soberbio despliegue de canto español (Semana “Lucrecia Arana”) - por Eduardo Aisa

Selector de temas