Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - Tota pulchra es, Isabel de Villena

Madrid - 27/11/2018

Una vez más la iglesia de las Góngoras de Madrid vuelve a vibrar al son de la excelente programación de El canto de Polifemo, en un delicioso concierto como pocas veces se tiene la ocasión de ver.

Esta vez, Piacere dei Traversi, uno de los escasísimos (si no el único) ejemplos de consort de flautas traveseras renacentistas de nuestro país, nos trae una propuesta innovadora y extraordinariamente bella, en la que se alza como excelsa protagonista una de las grandes mujeres de nuestra historia literaria: sor Isabel de Villena (c. 1430-1490). Abadesa clarisa y figura imprescindible de las letras valencianas del s. XV, su legado nos ha sido posible únicamente a través de la Vita Christi, obra cumbre publicada póstumamente en 1497. En ella, se nos hace una narración completamente novedosa de los principales acontecimientos de la vida de Jesucristo, pues ya no es él quien protagoniza la acción, sino aquellas mujeres (no sólo María Virgen, sino también Santa Ana y María Magdalena) que juegan un papel fundamental en las páginas del Nuevo Testamento, y a las que la historia ha relegado a un segundo plano.

Y es precisamente en torno a esta gran obra donde podemos escuchar las músicas pulcramente escogidas de este concierto. Fragmentos del rico texto valenciano se funden en un todo único con algunos de los más bellos ejemplos de la literatura musical del momento, ya sea con nombre y apellidos (Francisco de Peñalosa,  Juan de Triana, Bartomeu Càrceres, Pedro de Escobar…), o bien, por afortunadísima recopilación de anónimos (Cancionero de Montecassino, Cancionero de Gandía, Cancionero de la Colombina, Cancionero de Segovia…). Sorprende gratamente el acertado uso del contrafactum, una práctica musical muy en boga en el tiempo, consistente en la aplicación de un determinado texto literario a una composición musical ya existente, síntoma de un lento proceso de maduración conceptual por parte de las intérpretes.

De esta manera, tiene lugar una síntesis calculada y homogénea de primer nivel, que conviene desgranar paso a paso. La dicción del recitado resultó envidiable, gracias a la interpretación implícita en las inflexiones de la elocuencia de Carmen Botella, que continuó arrullándonos con su talento cada vez que el canto requería de ella una delicada voz que cumple de manera soberbia con el ideal esperado en estas músicas. Sumadas a ella, las flautas de sus compañeras supieron acatar la requerida simbiosis, y dotar a los instrumentos de finos matices (imperceptibles si no se presta la debida atención) y una inusitada expresividad, que en numerosos momentos poseen esa mística tan única que se desprende del continuo juego de disonancias y resoluciones.

Redondean la ocasión ciertos detalles en los que sin duda es imposible no detenerse. Loable no es solo la dirección con la que dotan a los textos, sino la fina representación que hacen de ellos a través de la música, visible en momentos  tan elevados como el Ave verum corpus, que emplean para unir los momentos de la crucifixión y la resurrección, o la intercalación de la secuencia del Victimae paschali laudes, acaso una de las melodías más memorables de todo el corpus gregoriano. Y más arrebatador resultó el momento final de la Asunción de la Virgen, cuando la propia solista se corona al son del Jesu corona virginum de Montecassino, y abandona procesionalmente la escena mientras las flautas ponen broche y final a la representación.

Una vez más, aplaudimos el regalo artístico y emocional que nos han traído desde Piacere dei Traversi (posible de adquirir también en formato cedé), aplaudimos su enorme voluntad por revalorizar la figura de Isabel de Villena, y aplaudimos al organizador de este hermoso ciclo, Paco Quirce, que ha sabido regalarnos este y muchos más conciertos.

Javier Serrano Godoy

Madrid. Iglesia de las Mercedarias de Góngora. 17-XI-2018.
Piacere dei Traversi
. Carmen Botella, cantus y recitación. Silvia Rodríguez, altus. Laura Palomar, tenor. Marisa Esparza, bassus. Vita Christi de Isabel de Villena. Música y literatura en la Corona de Aragón.

 

522
Anterior Crítica - La Sibila, los Milagros y los Profetas
Siguiente Crítica - Entre los mejores de su generación

Selector de temas