Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Stokowski, motetes a cappella y Fantástica - por Luis Mazorra Incera

Madrid - 16/07/2022

Con el objetivo en la mente de todos de alcanzar la Sinfonía fantástica de Berlioz tras el descanso, arrancó con un mediático Stokowski y su enfática orquestación de la Toccata y Fuga en re menor BWV 565 de Bach, el último concierto del XIV ciclo sinfónico de la Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid dirigidos todos por Marzena Diakun, en la sala sinfónica del Auditorio Nacional de Música, acaecido hace unas semanas.

Una obra, esta personal y conocida versión de la Toccata, que recuerda otros tiempos y respira aún por los poros del otrora célebre director, realizada hoy en recuerdo de aquel sexto sentido extrovertido y… desmitificador (... o todo lo contrario…), con natural exigencia de atriles en los cambios de tempi de la Fuga especialmente.

Todo un eficaz exordio para un concierto que presentaba otras dos etapas fuertemente contrastadas en línea con programas anteriores escuchados.

Y es que antes de aquel Berlioz citado, una selección de cinco bien conocidos en el mundo coral, Motetes latinos a cappella de Anton Bruckner fue la siguiente etapa.

La severidad de Os justi en versión acorde, tuvo su momento álgido tras silencio, piano subito y molto crescendo.

El arranque del Ave Maria es una prueba comprometida y fue superada con solvencia.

Locus iste fue centro y cetro de esta selección que se remataba tras enérgico, valioso y bien resuelto Christus factus est, con el aleluyático Virga jesse floruit.

Y, lo dicho, tras el descanso, la Sinfonía fantástica de Héctor Berlioz, en una versión que, en todo momento, apostó más por lo formal sinfónico que por lo poématico o fantasioso.

Su primer movimiento de Sueños y pasiones, transitó ajustado de menos a más. Un baile con más brillo, también se asentó en lo formal, con comprometido final.

La medular Escena en el campo, discurrió con control, concisión y definición conjunta. Virtudes técnicas que se trasladaron a una incisiva Marcha al suplicio con categórico remate final y enlace al, enérgico a la postre, Sueño de una noche de aquelarre con espléndida coda en punta.

Luis Mazorra Incera

 

Coro (d. Mireia Barrera) y Orquesta de la Comunidad de Madrid / Marzena Diakun, directora.

Obras de Bach (arr. Stokowski), Berlioz y Bruckner.

ORCAM. Auditorio Nacional de Música. Madrid.

211
Anterior Crítica / Elisabeth Leonskaja cumplimenta a la JONDE - por Ramón García Balado
Siguiente Crítica / La improvisación como espontánea necesidad creativa - por José Antonio Cantón