Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Savall bucea de Este a Oeste en músicas e instrumentos - por José M. Morate Moyano

Valladolid - 16/01/2023

El Auditorio de la OSCyL acogió el 2º de los Conciertos de su Ciclo de Recitales y Música de cámara 22/23 en su correspondiente Sala, la apuesta sobre seguro que hoy supone el solo nombre de Jordi Savall, y ello se tradujo en la puesta del cartel siempre anhelado de "No hay billetes".

Afortunadamente, el artista siempre se rodea de músicos relevantes en las especialidades precisas para realizar los programas que plantea que suman, al mero hecho de la interpretación musical, la difusión y presentación de repertorios lejanos a nuestra Cultura local con sus instrumentos autóctonos.

Esta vez el Programa llevaba por título: Oriente-Occidente "Diálogo de las almas", en el que Savall, con rebab, viola de gamba soprano y ribeca, estuvo acompañado por Hakan Güngör (Ankara, 1973) con su kanun y Dmitri Psonis (Atenas, 1961) con su santur, oud, guitarra morisca y percusiones mediterráneas antiguas en las que es especialista: darbuka, pandero, tambor horizontal, sonajas, clavas, ...

El repertorio elegido, ordenado y dirigido por Savall, pretende demostrar que, en realidad, no somos tan diferentes como los diversos conflictos y enemistades actuales parecen aparentar, sino que el origen común es bastante similar y que las diferencias son sutiles y debidas exclusivamente a características externas: clima, materiales, habilidades, contactos, geografía, pero no sensibilidad, sentimientos, deseos, esperanzas, en una palabra: diálogos íntimos del alma. Y así aparecen temas, cantos, danzas, leyendas con el mismo fondo y espíritu, sólo disímiles por el ropaje instrumental que los viste o el nombre del ritmo similar que los asemeja y todo conectando con el pueblo que los ejecuta y escucha.

Aunque uno entiende que los orgánicos más amplios complican las producciones, por ahí es donde notamos cierta debilidad en el espectáculo, al echar de menos la voz y el baile que completan esas bellas muestras escogidas, que las harían realmente "populares" por su origen, sin alterar su calidad musical  y siendo más fácil el seguimiento pieza a pieza por los atraídos oyentes.

Según el instrumento que el Director toca en cada uno de éllos, se presentan tres bloques: con el rebab o rabel morisco, la viola de gamba soprano (capaz de hacer más melodía y agudos) y la ribeca, rabel italiano piriforme, arqueada, usada del XIV al XVI, acompañado por sus colegas a conveniencia, sin excluir solos de cada uno para mostrar las posibilidades de cada instrumento. Cabe así señalar las excelencias de Güngör con su kanun, caja de sonido trapezoidal que se pulsa con las uñas y/o con púas de concha sobre las piernas, como tipo de salterio que es; el tradicional turco tiene 26 órdenes con 3 cuerdas cada uno y un rango de 3 a 8 octavas y media, cuyos modos melódicos encajan en el tradicional "moqam" árabe, exhibidos en los dos Makâm-i de Mss, de Dimitri Cantemir (1673-1723) de Estambul en programa, más el añadido como 1er. regalo obligado, con una notación musical diseñada por el propio Cantemir al recoger las melodías, muchas de carácter de marcha militar, que se ganaron ovaciones merecidas de los asistentes.

Lo mismo ocurrió con Psonis cuando tañó su santur, trapecio de morera como salterio cuyas cuerdas se percuten con dos varillas metálicas o baquetas, capaz de hacer melodías o marcar ritmos, que usa con gran habilidad y musicalidad, señalada en particular en el 2º encore añadido, procedente de su país natal Grecia.

Naturalmente repertorio y músicos están perfectamente ensamblados y Savall está más que reconocido como solista de sus instrumentos de arco, con lo que el público siguió atento su selección ininterrumpida, respondiendo a los ritmos más movidos como  el rotundellus o el saltarello de las Cantigas "Gran piedade merecee e nobreza", "Da que Deus mamou" y "Como somos per conssello"; o a la viva  Hermosa muchachica sefardí de Jerusalem, con Psonis y su guitarra morisca o mandorla, tipo de laúd  con 4 cuerdas punteadas con dedo o plectro y clavijero de hoz. La afgana Nastaram o la ribeca excelente en 4ª Estampida Real, Ms. del Rey, París S. XIII o a la coetánea danza italiana Lamento di Tristano. En fin, que múltiples e interesantes bellezas servidas con primor y acogidas con entusiasmo por una Sala entregada a los modos y maneras de un Jordi Savall que sigue agigantando su figura.

José M. Morate Moyano

 

Jordi Savall, Hakan Güngör y Dmitri Psonis

Músicas tradicionales del XIII al XVI de Este a Oeste con sus instrumentos

Sala de cámara del CCMD de Valladolid

122
Anterior Crítica / Le Voix Humaine de Poulenc, el ahogo de los silencios - por Ramón García Balado
Siguiente Crítica / Actuar en grupo - por Juan Gómez Espinosa