Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - Recuperación del patrimonio (Le Cendrillón: Teatre de Sarrià, Barcelona)

Barcelona - 03/04/2019

Hay compositores que sus obras desaparecen del repertorio y de pronto reaparecen, en algunos casos con difusión limitada o a veces de forma repetitiva. Esto es lo ocurrido con Pauline Viardot-García, que se recordaba más por su faceta de cantante, fue una mezzosoprano famosa en su época, por ser la hija de Manuel García, gran tenor y maestro de canto y hermana de la gran Maria Malibrán. Pero también fue creadora de partituras musicales, muchas canciones y de cinco óperas y durante estos últimos años han renacido algunas de ellas por el esfuerzo del Festival de Música Española en Cádiz, en el Teatro Villamarta en Jerez y más recientemente en Madrid. Ahora Amics Òpera Sarrià han programado en su quinta temporada la última de sus óperas Le Cendrillón, estrenada en París en 1904, en el marco del bello Teatro de Sarrià.

Se trata de una ópera cómica de cámara en tres actos con partitura a piano, y en una versión interesante, donde además de la música de Viardot, aparecen de otras autores y también una obra pianística a cuatro manos. El resultado fue muy positivo con un espectáculo interesante, con páginas muy inspiradas y con un planteamiento escénico de mucha agilidad y muy bien preparado con unos decorados novedosos confeccionados por los alumnos de 3er grado de diseño de espacio de la Escuela ELISAVA y una dirección trepidante de Manuela Lorente.

La responsable de la versión pianística y musical era Viviana Salisi, colaboradora habitual del Festival, que volvió a demostrar su capacidad de intérprete, con la colaboración de otra pianista, Maria Paz Sotullo, en el fragmento antes mencionado y en una pieza de violín con Assunto Nese, alma del Festival. Los intérpretes demostraron  posibilidades, como Anabel Real, en la difícil papel de El Hada, que tiene especial relevancia con varias arias difíciles, la Cenicienta de Helena Ressurreiçao, las dos hermanastras, Mar Esteve y Desiree López, con un gran sentido de la comicidad, completando el reparto Roberto Jachini Virgili, como el príncipe, Oriol Mallart, como el conde Champignon, padre de Cenicienta y la presencia de figuras familiares como Soledad Vicente, expresiva Sol Malibrán y el gran tenor rossiniano Raúl Giménez, como el maestro Manuel García y Tanit Graffelman, actriz que representaba a Pauline Viardot, siendo muy divertido ya que además en los diálogos se utilizaron varios idiomas.

De esta obra hay una grabación efectuada por OPERA RARA.

Albert Vilardell

Helena Ressurreiçao, Anabel Real, Roberto Jachini Virgili, Oriol Mallart, Mar Esteve, Desiree López, Christian Camino, Soledad Vicente, Raúl Giménez. Piano: Viviana Salisi. Escena: Manuela Lorente.
Le Cendrillon, de Pauline Viardot.
Teatre de Sarrià, Barcelona.


Foto © A. Bofill

1034
Anterior Crítica - Para quitarse el sombrero (OSCyL)
Siguiente Crítica - Órgano y piano: instrumentos hermanados (CNDM - Bach Vermut)