Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - Próspera tradición

Huelva - 26/06/2018

Acierto el de programar esta obra de Dvoràk, donde se unían los coros de las Universidades de Huelva, Sevilla y el de la Catedral de la Merced. Y la principal ventaja de un concierto sacro dentro de una iglesia es que se unen estética y religiosidad. Sergio Lazo ha emprendido una encomiable labor al interpretar esta composición, a juzgar por el impulso que la gran música está necesitando en la capital onubense. Además, el XXV aniversario de la Universidad de Huelva ha sido un solemne pretexto para poner en pie dicha música.

Escuchamos una digna versión cuya sobriedad del principio se fue transformando en el misticismo esperado de los últimos números. Sesenta coristas ponían al oyente en situación desde el Stabat Mater dolorosa para luego matizarse en alternancia con los solistas; el Virgo virginum praeclara era el punto culminante, donde la textura vocal narraba un sentimiento mariano universal (con los hermosos engarces del violín). Finalmente, el Quando corpus morietur inspiró al director a una riqueza de matices que se coronaba en un irrepetible crescendo.

Elenco notable. Soprano de estentórea voz que brillaría hacia el final; contralto aunque de pulquérrimo timbre con trabajoso portamento, un tenor cuyos claros agudos se hicieron un torrente melódico en el Fac me vere tecum flere, crucifixo condolere y un bajo que resultó ser la voz con mayor aplomo.

Correctas y gustosas las prestaciones del grupo instrumental: la cuerda frotada y el piano llevaban al oyente a los entornos camerísticos del Nacionalismo checo (sobre todo en las introducciones). 

CONCIERTO. Stabat Mater, opus 58, de Dvoràk. Lorena Aranda (soprano), Olivia Latina (contralto), Vicente Bujalance (tenor) y Jorge De la Rosa (bajo). Coros de las Universidades de Huelva, Sevilla y la Catedral de La Merced. Grupo de cámara de los Conservatorios de Huelva y Sevilla. Dirección: Sergio Lazo. Iglesia de la Concepción de Huelva. 6 de junio de 2018. Nueve de la noche.

 Exquisitez  camerística 

La música antigua se consolida en Huelva: el ciclo Arquitectura y música, promovido por la Universidad y que arrancase en 2007, ha conseguido reunir a los amantes del género. Iglesias y santuarios onubenses, marcos de estos conciertos, trasladan al público actual a un palpitante pasado.

Plausible elección la del conjunto El cura rojo, que ofreciera sonatas y tríos de Telemann, partituras que atestiguan el apogeo del último Barroco. Este cuarteto se luce con versiones expresivas, de una riqueza tímbrica enriquecida también por dinámica minuciosa. Lo mejor de la velada, el trío en la menor para flauta dulce, violín y continuo: Largo irresistible por su gustosa articulación, Vivace con todo el ímpetu barroco, Affettuoso de prodigiosas texturas y un Allegro de la mejor escuela.

Los instrumentos en su función solista, flauta dulce, oboe y violín, explotaron los originales diseños del compositor para obtener un sobresaliente contrapunto, como ocurriera en un discurso solapado, donde la música iba y venía en perfecta progresión. En cuanto al bajo continuo, chelo y clave fueron el generoso ingrediente exigible para el estilo historicista, esto es: vigor rítmico, acentuación del acompañamiento y dosificada ornamentación. Idea certera la de El cura rojo de reservar para el final un Presto cuyo aire de danza oriental usa Telemann en otras composiciones, algo muy atractivo para todos los públicos.

Como pequeño inconveniente, el oboe en sonatas a solo, donde Alberto Domínguez hubo de enfrentarse a pasajes más imprecisos en la afinación.

Esperemos que las sucesivas ediciones den a conocer otros repertorios. El lleno de la Iglesia de la Concepción este 2018 confirma el progreso experimentado por este ciclo en Huelva.

XII ciclo de música antigua Arquitectura y música de Huelva. El gran legado de Telemann. Sonatas y tríos del autor alemán. Conjunto El cura rojo; integrantes: Alberto Domínguez (flauta dulce y oboe), Miguel Romero (violín), Guillermo Martín (chelo) y Patricia González (clave). 30 de mayo de 2018. Iglesia de la Concepción de Huelva. 

Marco Antonio Molín Ruiz 

Foto: XII ciclo de música antigua Arquitectura y música de Huelva.
Crédito: "Huelva información" y de Alberto Domínguez.

318
Anterior Crítica - Segundas partes nunca fueron buenas
Siguiente Crítica - La OBC cierra temporada

Selector de temas